Los 6 pasos para que tu empresa sea distinta y mejore

La innovación en el ámbito empresarial se traduce en generar cosas que se traduzcan en beneficios tangibles. Si bien, la innovación se puede llevar a cabo de diferentes maneras. Lo que debes de tener claro es que si no se innova en una empresa, todo lo que ésta ofrece puede convertirse en algo obsoleto con el paso del tiempo. Hay que tratar de llamar la atención de las nuevas generaciones y para ello, la innovación es imprescindible.

6-pasos-para-que-tu-empresa-sea-distinta-y-mejore

Hay casos en los que la innovación no se da debido a que exige de una inversión y puede que la empresa en concreto no posea los recursos para potenciar la innovación. Esto no permite investigar ni encontrar nuevos caminos con los que llegar a los clientes y ofrecer alguna ventaja competitiva en el mercado respecto a la competencia.

Si quieres saber cómo avanzar en la innovación de un negocio que ya está en funcionamiento, aquí te damos los 6 pasos para que tu empresa sea distinta y mejore. Como verás, algunas de estas ideas no requieren de inversión, sino de una distribución diferente de los recursos, porque en ocasiones el problema de la innovación se soluciona con una buena organización de los recursos.

La innovación debe ser una prioridad. Lo primero que debes hacer para mejorar tu negocio es ponerte al día con el concepto ‘innovación’. Consulta toda la información que puedas y establece la innovación como una prioridad, tanto para ti como para los trabajadores, porque cada integrante de la empresa, sea quien sea, puede aportar ideas. Además, conseguirás que todos los trabajadores se identifiquen más con la empresa porque sentirán que entran a formar parte de las decisiones.

Recurre a un especialista. Es fundamental comprender cómo se puede desbloquear y plasmar la creatividad como una realidad. Es por eso que recurrir a un experto ayudará a establecer esos primeros pasos para un negocio. Un especialista puede aportar el fomento de la participación y de la innovación en la organización de la compañía. Puedes establecer con este especialista cómo trasladar a los trabajadores los conceptos de la creatividad y cómo ponerlos en práctica. Aunque la contratación de un experto implique un desembolso económico, a la larga verás que habrás ahorrado dinero o ganado más de lo que venías embolsándote.

Fomenta la innovación. Para fomentar la innovación puedes establecer unos horarios diarios en el calendario de los trabajadores. Una hora concreta al día aportará el tiempo necesario a los trabajadores para dedicarlo a la innovación. Hay compañías que dedican alrededor del 20% del tiempo de los trabajadores en crear nuevas ideas. Ten en cuenta que los trabajadores que forman parte del negocio son quienes conocen de primera mano el trabajo que desempeñan y también conocen la empresa desde dentro, por lo que su información y sus ideas pueden tener mucho valor.

Establece el lugar para generar ideas. Una vez que se transmite a los trabajadores la necesidad de innovar y se les concede el tiempo para generar ideas, lo conveniente es darles un espacio en el que se puedan realizar las reuniones. Con este espacio se conseguirá que no haya distracciones y el tiempo dedicado sea más productivo. Este espacio, además, ayuda a la concienciación de los trabajadores acerca de la necesidad de innovar. Plasma físicamente esa necesidad.

Potencia los reconocimientos. Siempre que sea posible, un empresario debe reconocer a los trabajadores cuándo se generan ideas que son interesantes. Se debe reconocer y recompensar la buena conducta y se puede hacer mediante premios o celebraciones, pero no es necesario una empresa, un mensaje vía correo electrónico o verbal puede ser suficiente. Esos reconocimientos invitarán a los trabajadores a seguir trabajando en la creación de ideas. Reconocer el esfuerzo por crear mejoras para el negocio debe ser una máxima.

Evita que exista el temor. En muchas ocasiones, hay trabajadores que albergan grandes ideas, pero por vegüenzas puede que se las callen y esto es lo que debes evitar a toda costa. Hay muchas personas que poseen temor al ser sacados de sus espacios de confort, pero ahí está el papel del empresario para convencer a los trabajadores de la necesidad de innovar. Lucha contra el miedo de las personas. Muéstrate cercano y convincente, argumentando el porqué de la necesidad de aportar ideas, porque la innovación es una necesidad. La participación es fundamental. Además, si consigues la participación interna, evitarás tener que realizar inversiones para contratar a personas externas. Recuerda que los trabajadores poseen una valiosa información porque conocen el negocio y el sector de primera mano.

Dejar respuesta