Análisis del reloj de entrenamiento Polar M400, con GPS y registro de actividad con sensor de frecuencia cardíaca H7

El motivo del análisis de este producto es su gran aceptación en el saturado mercado. El reloj de entrenamiento Polar M400 con GPS integrado y registro de actividad con sensor de frecuencia cardíaca H7 sumergible se ha convertido en uno de los referentes del sector y en este artículo pretendemos explicar el porqué.

reloj-de-entrenamiento-polar-m400-con-gpsPara comenzar el análisis primero vamos a exponer cuáles son las características que ofrece el fabricante, que no es otro que Polar.

El reloj es resistente al agua, cuenta con un GPS integrado con tecnología de predicción por satélite, una duración de la batería de hasta 8 horas de entrenamiento con GPs y sensor de frecuencia cardíaca Bluetooth Smart, la posibilidad de elegir entre vueltas automáticas y manuales, y también porta un cable micro USB estándar para la sincronización de datos con un ordenador del tipo PC o Mac. Además, se puede elegir entre cinco colores distintos: azul, rojo, rosa, blanco o negro. Citar que sus medidas son de 11,7 x 9,7 x 7,6 cm y que emplea dos pilas Lithium Polymer (conocidas también por el diminutivo LiPo) que están incluidas en la caja y son recargables.

A continuación, comenzamos con el análisis. El M400, según el fabricante, “es un compañero perfecto para la carrera y un potente motivador diario”. Y es que el reloj permite un seguimiento diario de nuestra actividad, dando la posibilidad de ir registrando los resultados que vamos obteniendo. Esto hace que nos motive a ver nuestra evolución y fijar nuevas metas que nos harán ir mejorando físicamente. Nuestro estado de salud agradecerá ese control y su consecuente mejoría.

El GPS y en denominado ‘Back to start‘ permite a los usuarios emprender sin problemas nuevas rutas, las cuales podremos calificar según nuestras impresiones y resultados. Y es que el GPS del modelo M400 de Polar completa un seguimiento del ritmo, la distancia y la altitud, datos que se pueden almacenar y gestionar mediante el servicio exclusivo de Polar llamado ‘Polar Flow’.

reloj-de-entrenamiento-polarCon este servicio y gracias a su aplicación para teléfonos podrás consultar desde un dispositivo móvil tus datos y los progresos en los entrenamientos. Asimismo, el reloj también cuenta con programas de entrenamiento, haciendo las veces de entrenador personal con los temporizadores ‘Smart Coaching‘. Por ejemplo, el reloj te anunciará cuando hayas conseguido unos resultados inéditos.

Los usuarios lo definen en términos generales como un reloj de entrenamiento cómodo, sencillo, de calidad y a buen precio. O sea, todo lo que se busca de un artículo de este tipo. Pero, ¿por qué? Pues vamos a explicarlo.

Estéticamente es bonito, además es cómodo y ligero. La pantalla, que es la primera impresión, cuenta con una buena resolución, por lo que se ve correctamente, y permite visualizar hasta cuatro campos. Por otro lado, el GPS apenas tarda en sincronizarse. En cuestión de medio minuto está listo. El reloj permite una programación a través del PC o Mac en función del deporte que se vaya a practicar, empleando distintas pantallas con opciones que permiten una óptima personalización. Luego, una vez hemos terminado la sesión, el reloj ofrece un resumen de cada ejercicio con detalles como el ritmo o las calorías.

Más allá de la actividad deportiva en sí, el M400 de Polar también cuenta con una función de monitor de actividad diaria, que en cuestiones de funcionalidad es similar a lo que hacen las conocidas como pulseras de actividad.

reloj-de-entrenamiento-polar-m400-gpsSobre los datos y los detalles de los entrenamientos o la actividad diaria, la aplicación de teléfono móvil Polar Flow permite sincronizar el dispositivo móvil y el reloj sin la necesidad de tener que conectarse a un PC o Mac. Si bien, esta App requiere de un una versión de Android 4.2. Cabe decir que gracias a que la marca Polar está muy involucrada en el desarrollo del apartado software y su página web, se van incluyendo nuevas funcionalidades con el paso del tiempo desde su salida al mercado. La conexión entre el teléfono y el reloj, el intercambio de datos y los avisos, son cuestiones destacadas por los usuarios.

El mayor inconveniente podrían ser los tiempos de carga. El reloj puede tardar alrededor de 4 horas en cargar su batería. Aunque a primera vista puede parecer un periodo largo, si las cargas se realizan mientras se duerme desaparece este ‘problema’. Además, uno de los puntos fuertes del reloj es la duración de la batería. Según cuenta un runner, la batería le dura unas 10 sesiones de alrededor de 2 horas cada una, ello sin activar el GPS. De todos modos, cuando no estemos haciendo deporte, el reloj permite activar una  opción de modo avión que hace que se multiplique la duración de la batería.

Para aquellas personas que no han tenido nunca un reloj pulsómetro de este tipo, hay que decir que el manejo es sencillo e intuitivo. Está pensado para cualquier tipo de usuario, por lo que no debe ser un inconveniente para decantarse por el M400.

Todas estas características hacen que el reloj de entrenamiento Polar M400 con GPS y registro de actividad con sensor de frecuencia cardíaca H7 sea líder en su sector. Como hemos indicado, la relación calidad-precio es su aval. Es más, muchos de los usuarios muestran su sorpresa porque el reloj ha superado cualquier expectativa. El reloj es una combinación ideal entre reloj, GPS, pulsómetro y pulsera de actividad.

Si deseas adquirir este producto sin sobrecoste alguno, puedes hacerlo a través de este enlace.

Dejar respuesta