Aprende a usar las bolas chinas

Las bolas chinas son uno de los juguetes eróticos más comunes. Además de placer, favorecen el ejercicio del suelo pélvico, por lo que son más que un juguete sexual. Se introducen y mediante el movimiento realizan un efecto vibratorio que produce placer. Se pueden emplear tanto en reposo como en movimiento y tanto en la vagina como en el ano. Es un juguete apropiado para emplear en pareja. Aquí te guiamos paso a paso para que aprendas a usarlas correctamente y puedas generar ese placer que buscas.

Aprende a usar las bolas chinas

Elige el material de la bolas. La elección es importante. Escoge unas bolas echas con un material que resulte agradable, blando y suave, que no tenga asperezas. En este tipo de juguete sexual es mejor elegir unas bolas que estén unidas por un material sólido, puesto que es común ver bolas chinas unidas por cuerdas que generalmente están realizadas con nylon. Pero estas pueden resultar poco higiénicas y favorecer posibles enfermedades, porque son más difíciles de lavar adecuadamente.

Ojea y lava el juguete sexual. Antes de comenzar, asegúrate de que las bolas chinas están en las mejores condiciones, que no tienen defectos de fábrica, imperfecciones. Una vez que lo hayas comprobado, lava el juguete sexual.

El comienzo. Relájate y concéntrate en el momento. Así agudizarás las sensaciones y esto te reportará mayor placer. Comienza estimulando las zonas erógenas suavemente para motivarte e ir adecuando la zona en donde las vayas a meter. Ve calentándote, acaricia esos lugares que te reporten placer e irás incrementando tu nivel de excitación.

Suavidad. Para que la experiencia te reporte satisfacción no apliques brusquedad. Hazlo con mimo, con delicadeza, pausadamente. Así, debes introducir la primera bola. Relájate y ve poco a poco introduciendo el resto. Disfruta de cada centímetro que te vaya penetrando. Concentra toda tu sensibilidad en ese punto. Una vez dentro, déjalas un momento para que se adapte tu cuerpo y luego ve sacándolas poco a poco, con delicadeza.

Humedece la zona. Si no tienes problemas a la hora de que tu cuerpo genere líquido lubricante tal vez no te haga falta. El grado de excitación a la hora de introducirlas es importante porque tendrás más húmeda la zona en caso de que insertes las bolas en la vagina. Si buscas una penetración anal o tienes problemas para lubricar puedes usar lubricantes artificiales. Tener húmeda la zona evita que te hagas daño en la penetración. Son convenientes aquellos lubricantes cuya base está compuesta por agua. Recuerda que la saliva puede servir, pero no es lo más apropiado.

Usa condones. Hacer uso del condón al introducir las bolas chinas sirve para la prevención de posibles infecciones. Es una manera de asegurarte la higiene del juguete sexual. En caso de que no uses el condón, limpia con esmero después del uso. Pero si compartes los juguetes, lo más apropiado es el condón.

Haz un uso progresivo. Si nunca te has metido las bolas chinas, ve progresivamente avanzando con ellas. Las primeras veces no debes tenerlas dentro mucho tiempo, porque aunque consigas prolongar el placer en el tiempo, puede que horas después de sacarlas tengas la zona dolorida y esto puede hacer que la experiencia no sea todo lo placentera y positiva que puede ser. Por eso, usa la prudencia. Un cuarto de hora está bien para comenzar.

Fuente: Sexualidad 180

Dejar respuesta