Catán, el juego de mesa por excelencia

Catán es un juego de mesa que se encuentra entre los más reconocidos a nivel mundial. Hay quien habla de él como el mejor juego de tablero de la historia. Con partidas de mínimo tres jugadores, ya sean jóvenes o adultos (es apto para todas las edades, aunque el fabricante recomienda tener 10 años o más), es un entretenido y divertido juego de estrategia que consiste en la administración de recusos. Los jugadores son colonos y deben de ir construyendo poblados sobre parcelas de terreno que dan recursos cuando el número sale en las tiradas de los dados.

Los-Colonos-de-Catán-Basico-Nuevo-juego-de-mesa-tablero-jugadores-estrategiaEn cada ronda de la partida, un jugador es quien lanza los dados y todos van recogiendo los materiales que les haya tocado en la tirada. Gracias a esos materiales los colonos de Catán van construyendo pueblos, carreteras y ciudades para tratar de alcanzar los 10 puntos necesarios para ganar la partida.

Aunque en un principio puede resultar lioso, la mecánica del juego se coge rápidamente. Este es un juego ideal para introducir a las personas en los juegos de mesa algo más complejos que por ejemplo el Monopoly. Si bien, ayudan a desarrollar la mente porque invita a plantear estrategias, lo cual exige pensar. Pero ello sin tener que volverse loco con los razonamientos.Es un juego ágil, sencillo de aprender a jugar.

En este juego los jugadores luchan unos contra otros para tratar de lograr los preciados recursos y poder así hacer que los poblados sigan creciendo y se transformen en ciudades. Precisamente ese trato exigido con el resto de jugadores es lo que convierte a este juego en ideal. Las permanentes negocioaciones con el resto de jugadores es un aliciente que aporta diversión a raudales. En estas partidas olvídate del silencio. Hablar para tratar de llegar a acuerdos es imprescindible. Lo que fomenta la interacción, los razonamientos y las argumentaciones. Sin duda, sirve para el desarrollo personal.

Catán, el juego de mesa por excelenciaEn Catán, cada partida es diferente, por lo que es sumamente rejugable, versátil y envolvente. El azar interviene, pero los planteamientos de cada jugador son determinantes en el devenir de las partidas, por lo que la emoción está asegurada.
La partidas pueden llegar a durar dos horas, lo que hace que sean largas, pero no excesivamente. Además, siempre tendrás la posibilidad de seguir ampliando tu imperio con diversas expansiones del juego que se venden por separado y que aumentan la experiencia. Si bien, no son necesarias para disfrutar al máximo de la dinámica de este juego.

Respecto a la calidad del material de este juego de la marca Devir, es óptima, por lo que te durará sin que se rompa o deteriore. Son piezas de cartón son duras y resistentes y las fichas son de plástico.

La desventaja de Catán es que está concebido para un mínimo de tres jugadores. En el juego básico las partidas las conforman entre 3 y 4 jugadores, pero con las citadas expansiones las partidas se pueden desarrollar alcanzando los 5 o 6 jugadores.

Haz click aquí para adquirir el juego de mesa Catán.

Dejar respuesta