¿Comes en tupper? Sigue estos consejos

La falta de tiempo o la intención de ahorro, incluso ambas razones, hacen que cada vez más gente lleve la comida encima a todas partes. Muy común es, por ejemplo, acudir al trabajo con la comida en los envases de plástico acondicionados para ello. Comer así no quiere decir que tengas que comer mal, pero sí debes tener en cuenta una serie de aspectos para mejorar la calidad de las comidas, y poder además aprovechar el tiempo y el dinero. ¿Comes en tupper?, sigue estos consejos. Lo agradecerás tú y en consecuencia tu estómago.

Comes en tupper

1. Cocina la noche anterior. En ocasiones, por falta de tiempo o ganas, la comida preparada para llevar al trabajo es siempre la misma o está poco trabajada. Por eso, es aconsejable cocinar la comida del día de mañana la noche anterior. Si conservas los alimentos en la nevera no perderá sabor ni propiedades, además de que no correrás el riesgo de que se ponga mala. En caso de que madrugues para ir a trabajar, seguramente te resulte más perezoso cocinar de una manera elaborada a primera hora del día. Por eso, déjalo hecho. Además, esto te permitirá centrarte en la preparación del desayuno, que es la comida más importante del día.

2. Escoge el recipiente apropiado. El tamaño y los componentes del tupperware son importantes. Hay envases acondicionados para mantener el calor, para mantener el frío, adecuados para microondas… Además, si ajustas la comida a la tartera empleada conseguirás que los alimentos no ‘bailen’ y, por tanto, no corran el riesgo de desmenuzarse. Es relevante que sean envases herméticos para evitar sorpresas desagradables.

3. Apuesta por la variedad. Una alimentación sana es una alimentación variada. Que comas de táper no significa que siempre debas comer lo mismo. Apuesta por la variedad, porque esto marcará la diferencia entre una buena alimentación y otra que no lo es. Si lo piensas, en una tartera puedes meter cualquier tipo de comida. Por tanto, que no sea una excusa para comer mal. Carnes, pescados, arroces, ensaladas, verduras, legumbres, frutas, pastas… Hay cabida para todo. La oferta de alimentos de cualquier restaurante entra en tu tupper.

Comes en tupper4. Ten en cuenta la sequedad. Hay comidas que pueden quedar secas en el tupper. Con tenerlo en cuenta es suficiente para que no suceda. Por ejemplo, si cocinas unas legumbres, tal vez debas añadir un extra de agua. Si haces carne o pescado, no la cocines demasiado. Ten encuenta ese recalentamiento que vas a dar a la comida. Si haces todo al punto y lo metes en la fiambrera te puede quedar seco.

5. Ingredientes variados. Como se ha dicho, la variedad es salud. Por eso añade toda clase de ingredientes en tu dieta. Si tu alimentación no está siendo completa, lleva más de un tupper con otro tipo de alimentos que complementen las comidas. Quizás debas dedicar un tiempo a pensa o indagar en internet para no comer siempre lo mismo. Si siempre elaboras los mismos platos, lógicamente tarde o temprano de cansarás de comer en tarteras. Pero será un problema de ingenio, no de comer en tupper en sí. Los complementos cambian mucho los platos.

6. Dar el toque final en el último momento. En el caso de las recurrentes ensaladas, por ejemplo, no debes aliñarlas hasta antes de comer, si no lo haces así, empeorarás los alimentos. En el caso de una legumbres, si necesitas añadir agua porque no lo has hecho en casa, hazlo antes de precalentar. Una buena opción son los envases pequeños para los aderezos y las salsas, o también los sobres.

7. La plancha seca los alimentos. La plancha es ideal para mantener la línea y cocinar con menos aceites. Sin embargo, la comida puede quedar muy seca si no se ingiere al momento. Los filetes de lomo, de ternera, de pollo.. te pueden resultar secos. Con ingenio, puedes elaborar salsas que no por ser salsas deben conducir a engordar. Todo dependerá de sus componentes.

Comes en tupper8. Hay alimentos que empeoran. Al estar encerrados en plástico, hay alimentos que empeoran, más si los encerramos cuando aún están caliente, porque pueden seguir cocinándose con el calor desprendido en el interior del envase. Por ejemplo, las patatas fritas se vuelven gomosas. Pero esto no quiere decir que no puedas comer patatas, sino que deberás hacerlas de diferentes maneras, como pueden ser a lo pobre, cocidas, en puré o guisadas. El recalentamiento no empeorará la calidad.

9. No todo tiene por qué recalentarse. Los alimentos, por ejemplo rebozados, no tiene por qué siempre recalentarse. Un pollo rebozado o un pescado rebozado no es necesario calentarlo. Esto te permitirá no disponer de un microondas a la hora de la comida. Pero recuerda que es bueno comer comida caliente con frecuencia.

10. Los alimentos entre pan y pan. Los bocadillos o sandwiches también son una opción. No hay que abusar, pero en este sentido, no conviene abusar de nada. Un bocadillo puede ser una opción saludable y aportar variedad en la alimentación. Estos no siempre tienen que viajar montados desde casa. Puedes separar los ingredientes y montar el bocadillo o sandwich en el último momento. Por ejemplo, el queso, la lechuga, el tomate… son ingredientes que pueden empeorar en el transporte si viajan montados. La lechuga puede perder textura, el tomate puede humedecer el pan… Y además, apenas te llevará tiempo montar el bocadillo. Si necesitas calentar algo de manera independiente podrás hacerlo sin mermar el resto de productos, como la propia lechuga o el tomate natural.

*Si buscas ideas de comidas ideales para tupper, pincha aquí.

*En caso de que tengas problemas para transportar de manera cómoda y segura tus alimentos, puedes adquirir esta bolsa porta alimentos. Pincha aquí

Dejar respuesta