Cómo elegir una bañera de bebé

El baño es un momento clave para el higiene del bebé, de ahí la conveniente preocupación de los padres a la hora de escoger instrumentos acordes a la relevancia que tiene ese momento imprescindible. Aquí te mostramos cómo elegir una bañera de bebé. Las hay de muchas formas y tipos, como las bañeras plegables, las bañeras hinchables, las bañeras con patas… pero seguro que está la que mejor se adapta a las necesidades.

Cómo elegir una bañera de bebé

Consejos sobre lo que tiene que tener una bañera de bebé:

Hecha con polipropileno. Es recomendable que esté hecha con polipropileno, una sustancia termoplástica que ayuda en la higiene. Recordar que es bueno lavar bien la bañera después de cada baño para que no queden restos.

Resistente y estable. El diseño debe aportar resistencia y estabilidad, para ganar en seguridad. Para ello es procedente una estructura que sujete la bañera.

Anatómica. Para que el bebé se adapte correctamente a la bañera, concretamente en una posición en la que permanezca sentado, para evitar resbalones.

Antideslizante. Al igual que es importante la postura del niño, que tenga algún tipo de antideslizante o sujeción es mejor, porque será otro sistema de seguridad para evitar que se resbale.

Con tubo de desagüe. Es conveniente que tenga un desagüe y que la boca y el tapón del mismo sea hermético. A poder ser, que el tapón esté protegido o a desmano para evitar que el bebé lo toque con los pies y se pueda hacer daño o destapar la bañera. El tapón es aconsejable que se cierre mediante un giro.

Normas de seguridad. Además de los consejos anteriores, en este caso es imprescindible que cuente con el cumplimiento de las Normas de Seguridad de la Unión Europea.

Capacidad. Suelen poder albergar entre 12 y 20 litros de agua. La mayor capacidad generalmente servirá para poder prolongar la vida de uso de la bañera acorde al crecimiento del bebé.

Los modelos de bañeras que se pueden encontrar en el mercado:

Bañeras con apoyo para cualquier superficie. Hay modelos que permiten apoyarse en cualquier superficie, aunque es recomendable que sean lugares estables y horizontales. Puedes ver una bañera de este tipo haciendo click aquí.

Bañeras adaptables. Existen las bañeras que se adaptan a la bañera de casa, que se apoyan en el borde de las mismas o mediante un caballete o una estructura metálica que es regulable. Estos soportes de bañera son plegables en la mayoría de los casos. Puedes ver una bañera de este tipo haciendo click aquí.

Bañeras hinchables. Estas bañeras pueden emplearse a la vez como piscinas. Además, presentan como ventaja el reducido espacio que ocupan cuando no se están usando y también a la hora de tener que desplazarlas. Cuentan generalmente con estructuras de PVC atóxico que también son plegables. Es aconsejable que este tipo de bañeras tengan una válvula de seguridad. Puedes ver una bañera de este tipo haciendo click aquí.

Bañeras con estructura de apoyo. Pueden ser hinchables o rígidas y los soportes ser de PVC atóxico, plástico o madera. En la mayoría de los ambos casos los soportes suelen ser plegables y con bases que impiden el movimiento, para fijarse para aportar seguridad. Puedes ver una bañera de este tipo haciendo click aquí.

Muebles bañera. En este caso, además de bañera, el mueble suele permitir la opción de convertirlo en vestidor o en lugar adecuado para cambiar los pañales. El cambiador es aconsejable que tenga una superficie antideslizante. Los muebles suelen presentar ruedas que permiten el desplazamiento y freno para las mismas. También albergan cajoneras sencillas de abrir o cerrar con una sola mano. En este modelo es recomendable que no haya esquinas o que estén redondeadas. Puedes ver una bañera de este tipo haciendo click aquí.

Dejar respuesta