Cómo hacer que tu perro sea más feliz

No todo el mundo puede pasar el tiempo que desearía con su perro, sin embargo, sí puedes hacer que tu perro sea más feliz aprovechando el tiempo que pasas con él. Esto hará que tu mascota se sienta más feliz y todo tiene que ver con los hábitos que adquieres. Aquí te proponemos una serie de acerca de cómo hacer que tu perro sea más feliz. Son cuestiones sencillas que quizás no te hayas detenido a pensarlas o que simplemente las desconozcas. Pero sí, está en tus manos.

Cómo hacer que tu perro sea más feliz1. La originalidad con los juegos. Este punto es para tenerlo muy en cuenta en caso de que no dispongas de todo el tiempo deseado para ofrecerle a tu perro. Debes saber que puedes proponerle juegos con la comida, en lugar de efectuar en sí mismo un sistema de recompensa por su comportamiento. Por ejemplo, puedes organizarle juegos con la comida, para que le exijas esforzarse por conseguirla. De este modo, tu mascota entrenará tanto el cuerpo como la mente. Hará que se mantenga activo. Este entrenamiento lo entenderá, además, como una manera de jugar y de recibir recompensas al mismo tiempo. Estrújate un rato la mente para proponerle cosas nuevas.

2. La convivencia. Que tu perro conozca mundo es positivo. Cuando puedas, llévale a visitar lugares nuevos, donde se encuentre con personas diferentes y otros perros, a fin de que haga vida social. También es bueno frecuentar lugares en los que haga amistades con otras mascotas. De este modo, interactuará y se hará más sociable. Además, se ejercitará.

3. Los horarios. Al igual que para las personas, el orden es importante para los perros. Una vida organizada ayuda a que se sienta mejor. Por eso, es conveniente que se respeten los horarios de tu mascota, las cuales disponen de su propio reloj interno. Las horas de la comida, las horas de sueño, las de la limpieza… Todo ello son cuestiones que se deben respetar, puesto que, aunque no te lo pueda decir, lo agradecerá.

Cómo hacer que tu perro sea más feliz4. La enseñanza. Además de que busques que sea obediente, es bueno enseñar a tu perro a realizar lo que pueden denominarse como trucos. Estos sirven como un juego, y seguro que tú también lo pasarás bien, pero a la vez colaboran en la obediencia. Hacer que tu perro dé vueltas, que dé la pata o cualquier otro truco ayuda a fomentar el vínculo con las personas. Es un método para ganar complicidad. Si bien, es cierto que debes mostrarte paciente a la hora de la enseñanza, porque nadie nace sabiendo…

5. La limpieza. A pocos perros les gusta la hora del aseo, por ello debes tratar de que sea un rato de juego. Esmérate en que disfrute dentro de lo que cabe de las horas en las que toca la limpieza. Aunque no lo creas, los perros son capaces de llegar a disfrutar de este momento. Pero debes proponértelo, y ser paciente y delicado. Ten en cuenta que luego te resultará también más sencillo y, por supuesto, podrás hacer que se acabe el sufrimiento para tu mascota.

Fuente: Terra

Dejar respuesta