Construyen su propia isla durante 20 años

En este mundo hay historia de lo más variopintas. Esta pareja decidió emprender una idea que a cualquiera le puede resultar demasiado extravagante como para llevarla a cabo, pero, como han demostrado estos dos soñadores, todo es posible con ganas, voluntad y tiempo.

Wayne Adams y Catherine King conforman una pareja que pueden ser la envidia de muchos, porque su idea fue crear su propia isla para poder vivir alejados de la ciudad, en plena consonancia con la naturaleza, en un mundo rural, tranquilo, alejados de ruidos y necesidades cotidianas. O sea, llevar a cabo el sueño de muchas personas en el mundo. Pero ellos no solamente se han puesto manos a la obra, sino que lo han conseguido.

Wayne Adams y Catherine King decidieron un día crear una isla flotante en las costas de Vancouver y la Columbia británica. Desde el día en que se pusieron manos a la obra han transcurrido 20 años, pero actualmente pueden presumir de haber creado su propio hábitat.

Eso sí, no han dado por terminado el trabajo y siguen haciendo crecer su particular isla. Pero mientras continúan con el proceso de creación, ya disfrutan de esta peculiar isla.

Este paraíso ecológico alberga invernaderos, una torre-faro e incluso una galería de arte. Todo ello ha sido creado con materiales reciclados que han sido reutilizados y pintados con vivos colores como expresión de la felicidad. La pareja es capaz de disponer de sus propios alimentos, los cuales ellos mismos producen. También crean la energía que consumen gracias, entre otras cosas, a paneles solares. “Vivimos nuestra vida de una manera que, esperamos, suma a la salud del medio ambiente”, explica King en una declaraciones que recoge la publicación Mind Body Green. “Hacemos todo lo posible para vivir en conciencia de este modo todos los días”, añade.

Freedom Cove, como denominan a su particular nicho de amor, les ha llevado 20 años de trabajo en su construcción. El ingenio todavía no se ha detenido y aún piensan cómo seguir desarrollando el lugar perfecto para vivir. La isla es una especie de puzzle que se ha ido montando poco a poco, añadiendo cada parte a las demás.

Actualmente es un sitio espectacular que demustra que no hace falta ser multimillonario para gozar de tu propia isla. Basta el ingenio, la creatividad, la mano de obra y el tiempo.

Aquí puedes observar unas fotografías de la espectacular obra de arte que es a la vez su lugar de residencia. Verás cómo poco a poco la isla ha ido creciendo hasta disponer de todo lo necesario para poder vivir.

Dejar respuesta