El que juega con fuego se quema… e incluso peor aún

En este espectáculo los ensayos no sirvieron de mucho, porque a la hora de la verdad, todo salió mal. Se trata de un show en el que una persona se agarra a la parte delantera del coche, colocado sobre su capó, y el vehículo atraviesa una llama de fuego. El resultado es nefasto, porque la persona acaba ardiendo y, viéndose obligada a soltarse del coche, seguido es atropellado. Literalmente, pasado por encima. Sin embargo, por fortuna el tipo se levanta por su propio pie.


Youtube / Frank Murdock

Dejar respuesta