Los 6 errores más frecuentes a la hora de poner la lavadora

Lavar es uno de los procesos más antiguos que ha llevado a cabo el ser humano. La necesidad de lavar nace desde los primeros pasos que da el hombre en la Tierra. Pero no es hasta 1961 cuando se completa el gran avance que permite lavar con menor esfuerzo del que se requería hasta entonces. Es con la patente de la lavadora, que se da en Inglaterra, cuando se da un importante avance en cuanto a lavar se refiere. Es entonces cuando los electrodomésticos sustituyen a las manos.

como-poner-bien-la-lavadoraLa importancia de las lavadoras en la sociedad actual es incuestionable. De hecho, es un aparato que se utiliza prácticamente a diario en las casas. Pero esto no significa que sepamos cómo utilizarlo debidamente. Para demostrártelo, vamos a exponer en este post los 6 errores más frecuentes a la hora de poner la lavadora.

Ciertamente, hay pocos aspectos que pueden diferenciar un correcto lavado. Si hablamos desde el prisma de los práctico, estaremos tratando de limpieza, textura o aromas. Si hacemos enfoque en lo ecológico, podremos tratar de encontrar procesos que dañen en menor medida al medio ambiente. Pero en muchos casos, ya sea por cuestiones de excesos o defectos, utilizamos cantidades de productos que no debemos. Lo que conlleva a resultados de lavado malos, a mayores inversiones de dinero, de agua, a dañar la ropa e incluso a acortar la vida útil de la propia lavadora. Si deseas un lavado perfecto, ten en cuenta estos consejos.

Usar demasiada cantidad de productos para el lavado. Hay personas que confunden cantidad con calidad. En este caso, el hecho de emplear más jabón en los lavados no es sinónimo de que la ropa salga más limpia. De hecho, cuando usas una cantidad excesiva de jabón lo que hacemos es crear una capa muy gruesa de espuma, sobre la que se quedan restos de suciedad que deseamos eliminar de la ropa. Esa espuma queda flotando por encima del nivel del agua y esto conlleva a un mal proceso de aclarado y que los restos se vayan por el desagüe. Lo más apropiado es rellenar el cazo del detergente hasta la mitad del recipiente. Si lo que buscas es simplemente eliminar el sudor de la ropa, porque no hay más manchas, un tercio del recipiente puede ser suficiente.

Lo mismo que con el detergente ocurre con el suavizante, que en exceso es malo. No en vano, si aplicamos demasiado suavizante lo que puede suceder es que aparezcan manchas en la ropa. En el caso concreto de las toallas, por ejemplo, echar demasiado suavizante puede hacer que pierdan su capacidad de absorción de las humedades. Asimismo, poner en la lavadora una cantidad abusiva de suavizante significa estar contaminando más de lo que verdaderamente debemos.

errores más frecuentes a la hora de poner la lavadoraPoner lavadoras a medio llenar. La obsesión por tener todo limpio a veces conduce a poner la lavadora a medio llenar. Si hacemos esto estamos desperdiciando agua, detergente y/o suavizante. Si lo que pretendemos es ahorrar y no dañar el medio ambiente, la lavadora debe estar llena.

No ordenar la ropa en la lavadora. Aunque no lo creas, establecer un orden a la hora de meter la ropa en la lavadora ayuda a que hagamos un lavado más eficaz. En este sentido, lo más idóneo es colocar la ropa más sucia en la parte superior, o sea meterla al final. Si hacemos esto, esa parte de la ropa gozará de una mayor fricción y la consecuencia será un mejor lavado.

No disolver debidamente el detergente. No hay nada menos perjudicial para el medio ambiente, para primar el aspecto ecológico, que lavar con agua fría. Sin embargo, es verdad que hay detergentes que exigen agua al menos templada para que se disuelvan correctamente, para obtener mejores resultados en el proceso del lavado y para evitar que se queden manchas en la ropa. Sucede especialmente cuando el detergente está en forma de polvo. Cuando vayas a comprar los productos, puedes prestar atención a aquellos que no necesitan de agua cálida. De hecho, hay detergentes que permiten lavados con agua fría, los cuales, como hemos dicho, son más saludables para el medio ambiente.

Secar todo con el mismo programa. Cada prenda necesita un secado concreto. Si lo que haces es secar toda la ropa con el mismo programa de la lavadora, estarás quitando tiempo de vida a tu ropa. Lo más adecuado es emplear un secado con menor temperatura para aquellas prendas más delicadas. Por contra, el programa de secado para algodón es el ideal para aquella ropa que es más resistente. Este último puede ser el caso de las toallas, de las sábanas…

No dividir la ropa. Seguramente este sea el error más perjudicial para tu ropa. La ropa de color debe lavarse de forma independiente, ya que si la mezclamos con ropa blanca podremos teñir esta última y, por tanto, estropearla. Esa división de la ropa en los lavados no solo debe regirse por el color. Otra separación importante es la de los materiales. La ropa que es propensa a dejar pelusas debe ir separada del resto, si no queremos que las pelusas invadan todas las prendas. También se pueden establecer divisiones con aquellas prendas que son elásticas y las que no lo son. Las toallas, si puedes, es bueno también separarlas, porque así evitarás un posibles efecto de abrasión en el resto de la ropa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here