Cómo impresionar a alguien en 10 segundos

La primera impresión cuenta, y mucho. De hecho, según especialista en la materia de las relaciones sociales, 10 segundos son suficientes para caer bien o mal, para ofrecer confianza o no. Y esto, en la sociedad de la imagen, que es en la que vivimos, posee una importancia crucial. Porque las situaciones en las que se debe tener en cuenta son muchas, como por ejemplo, cuando uno pretende ligar con otra persona o cuando se va a buscar un nuevo puesto de trabajo. Por tanto, si quieres saber cómo impresionar a alguien en 10 segundos, lee atentamente estos puntos. Si los aplicas, tendrás mayores probabilidades de éxito al mostrarte a otras personas.

 cómo-impresionar-a-alguien

Arreglarse, pero sin excesos, conservando rasgos juveniles. Los rasgos faciales son claves en las primeras impresiones, porque es en lo que se basan los primeros juicios de valor de una persona. Los rasgos de la cara nos hacen intuir cuál será el carácter de la persona que tenemos enfrente. Los pómulos, la separación de los ojos, el ancho de las cejas… Son aspectos que tienen valor en esa primera impresión, aunque no seamos conscientes de ellos a la hora de establecer ese juicio. El aspecto físico es tan relevante que puede condicionar en más de la mitad de las primeras impresiones. Puede explicar más de la mitad de las variaciones de las primeras impresiones. Es por ello que la gente bella y de aspecto juvenil da una mejor apariencia que una persona menos bella o de apariencia madura. Sin embargo, arreglarse demasiado puede conducir a un efecto contrario al deseado, por eso hay que tener cuidado al arreglarse y no pecar de excesos.

Sonreír. Las conocidas como neuronas espejo hacen que la persona que tengamos delante imite nuestro estado. Por eso, si sonríes, es más probable que la persona que tenemos enfrente sonría, y que gracias a ellos se genere un ambiente más distendido y cordial. Una sonrisa y la devolución de la misma por parte de la otra persona genera empatía, proximidad. Esto ayuda a entablar relaciones.

Conversar con ánimo. Cuando se ofrece una conversación agradable se consigue que la persona de enfrente escuche con mayor atención y que se consiga empatía. Esto no quiere decir que haya que hablar sin detenerse, sino hablar con criterio, buscando un intercambio de ideas, para no solamente ser escuchado, sino también escuchar. En este proceso no solamente se debe de escuchar y luego desconectar, sino que hay que aguardar sin interrumpir y hacer gesto de aprobación, como afirmar con la cabeza o gestualmente. Estos gestos hacen que te muestres interesado en la conversación que ofrece la otra persona.

Descubrir si hay sintonía. Si has llevado a cabo estos pasos, has avanzado la mitad del camino para el acercamiento a esa persona, vas a causar buena impresión Y es que se puede afirmar que dos personas están en sintonía cuando son receptivas la una con la otra. Como mejor se observa si existe esa sintonía entre dos personas es cuando lo juzga un tercero, que a simple vista puede saber si existe o no. Se da la sintonía cuando en el lenguaje no verbal, o sea el gestual, existe sincronización entre una y otra persona.

Dejar respuesta