Las 10 claves para proteger tu corazón

Como dice el refrán, ‘más vale prevenir que curar’. Y como los ataques al corazón son una de las grandes causas de mortalidad, en este artículo se pretende ofrecer una serie de puntos que eviten los males. Y es que el corazón merece una atención especial, como punto importante del cuerpo humano que es. Aquí te ofrecemos las 10 claves para proteger tu corazón.

claves para proteger tu corazón

Conocer el corazón. Cuando mejor conozcas todo cuerpo, mejor te irá en cuestiones de salud. El corazón es uno de esos puntos clave del organismo humano. Saber cuáles pueden ser los males que puedes sufrir ayuda a prevenir problemas cardiovasculares.

Cuidado con los tópicos. A lo largo de muchos años se ha creído que el sexo masculino es más propenso a padecer ataques al corazón, pero la estadística dice que son más susceptibles las mujeres. Tanto los hombres como las mujeres deben tener cuidado y ser prevenidos, pero las mujeres más si cabe.

Realizar ejercicio. El ejercicio, la actividad física, además de fortalecer el cuerpo, también mejora la salud del corazón. Practicar deporte, por tanto, no solo reporta mejoras visibles físicamente, sino también invisibles, como la fortaleza del músculo cardíaco.

Evitar el sedentarismo. Debes tratar de evitar el pasar demasiado tiempo sentado o tumbado. Mantener el cuerpo activo ayuda a que el corazón sea más fuerte, por lo que cuanto más tiempo pases sentado o tumbado más riesgos correrás.

Evitar el estrés. El estrés es un mal que incide directamente en la salud de los corazones. Si notas que la presión diaria empieza a sobrepasar los límites, es el momento de plantear el estilo de vida que llevas, porque debes saber que estás corriendo mayores riesgos de un ataque al corazón.

Comer verduras y frutas. Tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud, las personas deben ingerir cinco raciones diarias. Pero además es aconsejable incluir en la dieta una serie de alimentos que previenen los problemas cardiovasculares. Algunos ejemplos de ello son los pescados, el aceite de oliva, los frutos secos o las carnes blancas.

No comer alimentos procesados. Una cosa es comer de vez en cuando algún alimento procesado y otra es hacerlo a diario. Esto último es lo que debes evitar si no quieres aumentar la exposición al peligro de tu corazón.

Rebajar el consumo de sal. Según apunta la Organización Mundial de la Salud, no se deben de consumir más de 5 gramos de sal diaria, porque si lo haces estarás aumentando las probabilidades de dañar tu corazón. No es algo fácil de conseguir, pero debes proponértelo. Estate atento a las etiquetas de los productos para saber la cantidad que vas a ingerir. Llevar un control te dará garantías.

No fumar. El tabaco se suele asociarse a problemas respiratorios, pero lo cierto es que fumar trae consigo otro tipo de peligros. De hecho, la nicotina es la responsable de la mitad de las enfermedades de corazón.

Consultar a los especialistas. Si sientes que tienes alguna molestia o estás preocupado por algún malestar, lo más apropiado es visitar a un especialista para que realice un diagnóstico acertado y los males se puedan tratar con la mayor precisión y eficacia posibles.

Dejar respuesta