Las 10 curiosidades del shushi

El shushi es una de las comidas que está de moda. La influencia de la comida japonesa en todo el mundo ha elevado el shushi a los altares gastronómicos. Se trata del plato más reconocido de la cocina japonesa. Pero, ¿cuánto sabes verdaderamente del shushi? Aquí te mostramos las 10 curiosidades del shushi. Te interesarán incluso si no eres un fanático de este plato.

 

como-hacer-shushi

 

Procedencia y significado del nombre. ¿Sabes qué quiere decir la palabra shushi? Pues este término en realidad hace referencia a todos los ingredientes con los que está compuesto el plato. Como es de esperar, shushi es una palabra de procedencia japonesa y que está compuesta por la conjugación de dos palabras: Su, que significa vinagre, y Shi-Meshi, que quiere decir arroz. O sea que literalmente el término shushi se traduce como arroz avinagrado.

El arroz. ¿Te imaginas el shushi sin arroz? Puedes debes saber que durante el siglo IV el arroz solamente se empleaba como método para conservar el pescado comestible durante un tiempo más largo. O sea, hacía la función de la sal que se utiliza en otras culturas. En el caso del shushi, por aquel entonces se envolvía el pescado una vez salado en arroz cocido. Incluso, se cree que se podía emplear vinagre de arroz como aderezo. Con este método de conservación se conseguía que el pescado viviera un proceso de fermentación que era originado por la reacción química producida por la mezcla del ácido láctico del arroz con la sal. El resultado de esta reacción química era un macerado similar al del encurtido. A la hora de comer, se separaba el arroz del pescado y solo se comía lo segundo.

El atún. Fuera de Japón el shushi se come frecuentemente con atún, de hecho, los makis que contienen atún o salmón son de los más demandados. Sin embargo, en Japón es extraño ver shushis de atún. A esto hay que añadir que el atún es cada vez más difícil de conseguir porque la mayoria de sus especies se encuentran en peligro de extinción. Se cree que el salmón lo introdujeron en la cocina japonesa los noruegos, que tienen fama de tener en sus aguas algunos de los atunes más deliciosos del mundo. Esta influencia pudo darse en la década de los años ochenta.

El aguacate. Aunque no lo creas, los japoneses no son los idearios de introducir aguacate en el shushi. Esta idea nació en los Estados Unidos. Luego esta invención se introdujo como parte de la comida japonesa. De hecho, los estadounidenses también fueron quienes primero cocinaron el shushi con el arroz por la parte exterior y las algas nori en el interior. No en vano, podrás ver que estos bocados se conocen como California Rolls.

El jenjibre. El jenjibre es muy útil para cambiar de tercio. O sea, cuando estamos comiendo shushi con un determinado tipo de pescado, lo ideal antes de pasar a otro tipo de pescado es comer el jenjibre, que ayudará a eliminar los restos de los sabores del bocado anterior. Así podrás saborear mejor la comida. Esta planta, en definitiva, tiene la función de permitirnos disfrutar más de la comida porque no meclaremos diferentes tipos de sabores.

El wasabi. Este complemento siempre se coloca por encima del pescado. Según las leyes no escritas de la comida japonesa, cuando un comensal desea más cantidad de wasabi, debe solicitársela al cocinero, para que este le cocine con mayor cantidad. Generalmente se mezcla la salsa de soja con el wasabi, pero la tradición japonesa dicta que el wasabi, que es una raíz picante, debe ir colocada encima del pescado, en lugar de en la salsa de soja.

 

curiosidades-del-shushi

 

La comida rápida de hace dos siglos. Actualmente son las hamburguesas o las pizzas, pero hace más de dos siglos la comida rápida más demandada era el shushi. Los puestos en los que se vendía a pie de calle eran cantidad. Esto ocurrió porque el shushi era un modo de conservar durante más tiempo el pescado, al que se le aderezaba con salsa de soja.

Un solo bocado. En Japón está mal visto que una persona se coma el shushi dando más de un bocado. De hecho, el shushi está concebido para ser comido de un solo bocado y para hacerlo con las manos. Ese es el modo tradicional. De hecho, únicamente el sashimi se come con palillos.

El orden al comer. Aunque fuera de las fronteras que delimitan Japón no se tiene muy en cuenta, la verdad es que el shushi se debe comer en un orden. Esto es clave para potenciar el sabor o perderlo. La manera correcta de ordenar esos bocados es establecer un criterio en función del tipo de pez que se haya empleado para la elaboración. Los pescados más ligeros deben comerse primero, para concluir con aquellos que presenten unos sabores más fuertes. Si lo haces al revés, no lo saborearás igual. Además, también hay un orden para el color, que es el siguiente: se empieza con los pescados claros, luego los rosados, seguido los rojos, para finalizar con la pieza de tortilla japonesa.

No ahogar en soja. La soja es un complemento, pero con un sabor potente, de manera que si ahogas el shushi en soja, corres el riesgo de que el pescado no destaque en cada bocado. Si no quieres camuflar el pescado, que es el ingrediente estrella del shushi, solo debes remojar una esquina del shushi y con el pescado bocabajo, sin llegar a mojar el arroz, porque este absorbe la soja.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here