Las 11 recomendaciones para cuidar tu iPhone

Lo teléfonos móviles se han convertido en utensilios imprescindibles para el día a día de las personas. Son tan importantes que en el mundo hay más dispositivos de telefonía móvil incluso que número de habitantes. Si quieres prolongar su vida, si buscas protegerte tú y tu teléfono, evita hacer cosas que pueden perjudicar o hacer gastos de dinero que se pueden evitar, aquí te proponemos las 11 recomendaciones para cuidar tu iPhone. Trata a tu teléfono de una manera correcta y prolongarás su vida, tu seguridad y tu economía.

recomendaciones para cuidar tu iPhone

recomendaciones para cuidar tu iPhone

1. Apágalo de vez en cuando. Debes apagar el teléfono al menos una vez a la semana si no quieres que la batería muera más rápido. Hay muchas personas que no lo apagan nunca, por ejemplo porque emplean el teléfono como despertador. Lo correcto es apagarlo. No tiene por qué ser por la noche, puede ser de día, pero dejar descansar a la batería prolonga la durabilidad de la misma, aumenta su vida. Lo más aconsejable sería, por ejemplo, apagarlo para dormir.

2. Desenchúfalo por las noches. Quizás por la razón citada de emplear el teléfono móvil como despertador te veas obligado a tenerlo toda la noche encendido y, en consecuencia, lo tengas enchufado para que no se te agote la batería. En este caso, estás propiciando que tu batería dure menos en el tiempo. Cuando la batería está cargada es recomendable quitar el teléfono de la corriente eléctrica. Si no, afectará a las prestaciones de la batería, que tardará menos en descargarse. También hay opciones para las cargas, como pueden ser los temporizadores de corriente para los enchufes.

3. No tengas el Wi-Fi y y el Bluetooth permanentemente encendidos. Cuando tienes encendidas estas opciones tu teléfono gasta más batería, por tanto, estás haciendo un consumo innecesaria de energía. Además, tener estos sistemas encendidos también es tener abiertas las posibilidades de que se viole nuestra intimidad. Si quieres mayor seguridad, especialmente en lugares públicos con redes abiertas a todo el mundo, usa solo estos mecanismos cuando te sean necesarios.

4. No expongas al teléfono a climas extremos. A un dispositivos de telefonía móvil, como a otros tantos aparatos, no le vienen bien las temperaturas extremas. Por tanto, evita exponer el teléfono a mucho calor o a un frío extremo. Con uno se pueden hasta fundir piezas del teléfono y con el otro la humedad puede estropear el aparato. Asimismo, afecta a la batería. En caso de que se vaya a estar expuesto a estas situaciones, lo recomendable es tratar de no tener el teléfono al aire libre.

5. Las cargas y descargas plenas no son la mejor opción. Aseguran especialistas que las baterías de litio, que son las empleadas por el iPhone, rinden a plenitud cuando cuentan con entre más de la mitad hasta cuatro quintos de la batería cargada. O sea, entre el 50 y aproximadamente el 80% de la carga completada. De modo que con el 100% de la carga, las baterías de litio no funcionan como un poco descargadas. Sucede lo mismo a la inversa. Los analistas no aconsejan descargar las baterías a tope, porque lo iones pierden capacidad. De manera que lo más interesante sería realizar varias cargas a lo largo del día, en lugar de hacerlo en situaciones extremas para la batería. Para ganar en comodidad y poder hacerlo desde cualquier lugar puede resultar útil una carcasa con batería externa con certificado MFi de Apple.

6. Emplear cargadores originales o certificados por Apple. Pueden resultar más caro que otros, de acuerdo, pero los demás no ofrecen las mismas garantías. Hay imitaciones que ya han mostrado problemas, como por ejemplo explosiones o incendios. La misma compañía Apple ha realizado campañas de captación de cargadores falsos para ganar descuentos a la hora de adquirir un cargador con certificado MFi de Apple. Desde luego, ganarás en seguridad.
recomendaciones para cuidar tu iPhone

7. Limpiar el teléfono. Si sueles guardar el teléfono en el bolsillo o un bolso, que es lo común, en la ranura de la batería, por ejemplo, entra polvo o pelusas. Esto puede hacer que el teléfono falle, por ejemplo, al enchufar el cargador. Si además apoyas el teléfono en cualquier lugar, los gérmenes que se acumulan son multitud. Limpiar el dispositivo de vez en cuando es lo más conveniente no solo para la salud del teléfono, sino también para la tuya. Para la limpieza es aconsejable usar un paño que no pueda rallar el teléfono y alfileres para quitar los restos de pelusa. Hazlo con cuidado para no dañar los conectores. Los protectores de pantalla son una buena alternativa.

8. No camines distraído por una conversación telefónica. Además de poder chocarte con cosas o ponerte en riesgo en el caso de cruzar una carretera, si caminas distraído con el teléfono puedes ser objeto de un robo. Los teléfonos son objetos altamente preciados por los ladrones, de modo que si no estás en un lugar seguro, reserva esa conversación para otro momento.

9. Protégete con la seguridad que se te ofrece. Fijar códigos de seguridad te puede evitar problemas en caso de pérdida, robo o extravío del teléfono, casos que pueden afectar a tu privacidad, y más hoy en día, donde en los dispositivos móviles se guarda todo tipo de información. Como se ha dicho anteriormente, las redes Wi-Fi públicas o el Bluetooth pueden ser una amenaza para tu dispositivo. Por eso es aconsejable usar claves. Hoy en día insertar las claves se puede hacer de un modo sencillo, ágil y rápido, por lo que protege tu intimidad para evitar sustos.

10. Mide la activación de tus sistemas de localización. Además de que estos sistemas consumen más batería a tu teléfono, podrías ser controlado. Hay aplicaciones que te ofrecen la posibilidad de la localización y que sin embargo funcionan correctamente sin tenerla activada. Además, siempre puedes activarla cuando vayas a hacer uso del servicio concreto, por lo que tenerla siempre activa no es necesario.

11. Controla la recepción de notificaciones. Al igual que los sistemas de localización que usan muchas de las aplicaciones disponibles, los sistemas de notificaciones consumen la batería, además de que exigen una conexión permanente de datos. Lo conveniente es controlar estas alertas, que afectan a la batería y te pueden dar un susto si tienes activados servicios de pago extra para aumentar la velocidad de datos. Por otra parte, usar más de la cuenta los altavoces del teléfono o la vibración para las alertas puede mermar el rendimiento del teléfono.

Fuente: The Huffington Post / Foto: Apple

Dejar respuesta