Las aficiones que te convertirán en un gran emprendedor

Alcanzar el éxito empresarial no es nada sencillo. De hecho, es al contrario, es tremendamente complicado. Exige volcarse plenamente, dedicar mucho tiempo y esfuerzo para sacar adelante cualquier proyecto. Además de dedicar un montón de horas, estas deben ser productivas, deben implicar rendimiento. Es lo más importante para poder acercar el triunfo. Pero si pretendes tener mayores garantías para alcanzar tus objetivos, lo ideal no es solamente dedicar tiempo al trabajo, sino tratar además de volcar tu ocio en actividades asociadas con el ámbito empresarial. Estas aficiones que te convertirán en un gran emprendedor.

Las-aficiones-que-te-convertirán-en-un-gran-emprendedorHay actividades que pretenden la diversión, pero con las que podrás sacar mayor partido al trabajo. Podrás desactivar tu mente del trabajo pasándolo bien y, a la vez, estar desarrollando capacidades que repercutirán para de manera positiva en tu labor de emprendedor. O sea, estarás recuperando fuerzas, pero a la vez desarrollando aptitudes aplicables a tu trabajo. Invertir el tiempo de esta manera hará que seas una persona más productiva.

La página digital Entrepreneur expone algunas de las actividades o aficiones que te harán mejor emprendedor. Son algunas de las pasiones que tienen personas que han conseguido el éxito empresarialmente.

– La música. La música es un lenguaje partcular, un modo de expresión único, mediante el cual se puede conseguir la relajación de la mente gracias a la concentración que requiere. Warren Buffett, por ejemplo, es un empresario e inversor estadounidense que se ha convertido en multimillonario. En su caso, toca el ukelele. Es el instrumento musical que a él le reporta satisfacciones como la relajación. Gracias a él consigue reponer energías para focalizar sus esfuerzos en el ámbito laboral. Hacer música, componerla, requiere de una sensibilidad que es positiva para la vida.

– Correr maratones. En este caso, quien habla de las virtudes de correr maratones es Michael Quinn, presidente de Yellow Bridge Interactive. A su juicio, este deporte exige de una gran disciplina y autoconocimiento, de control y disciplina por la dureza de la actividad. Completar un maratón requiere del establecimiento de retos mentales y una gran labor de preparación. Le sirve como fuente de inspiración para sus negocios. Al tratarse de una actividad que exige de un gran esfuerzo, le sirve para demostrarse cómo se puede ser capaz de superar las adversidades gracias a la perseverancia. Para él, el obstáculo de la distancia no existe. Si uno quiere, puede alcanzar su meta. Eso sí, con esfuerzo y preparación, con insistencia.

– Hacer paracaidismo. El paracaidismo es emocionante, como lo es emprender un proyecto en el que se confía. Es una gran aventura en la que hay que depositar la confianza en agentes externos a uno. Para comenzar, uno debe estar preparado para sentir fuertes emociones. Si no implica una emoción, no se está preparado. Si no estás preparado para ello, la experiencia puede resultar negativa. Con el paracaidismo uno aprende a enfrentarse a los miedos. Además, se deben aceptar los consejos de los instructores profesionales, por lo que requiere de disciplina y formación.

– Jugar al póker. Quien relata su experiencia acerca del juego del póker es John Rood, presidente de Next Step Test Preparation. Lo emplea en su vida como un pasatiempos, pero reconoce que se trata de una gran herramienta para aprender pensando en los negocios. Para triunfar en el póker, es necesario realizar cálculos mentales para trarar de completar la información que nos falta. Esto quiere decir que se deben de calcular las probabilidades de éxito en cada momento, a pesar de que tenga parte de azar. El jugador se enfrenta a la incertidumbre y la emoción, como en los negocios. Se desconocen los planes que tienen el resto de competidores, lo cual establece similitudes con el comportamiento de la competencia y de los posibles clientes de un negocio. Se trata de hacer lo mejor posible con la información que se maneja, creando escenarios ficticios y entablando posibilidades de riesgo. Además, se va constantemente generando nuevos planes, por lo que brilla la improvisación.

– Producir vino. Es un hobby que puede terminar siendo un negocio. Michael Papay, cofundador de Waggl, encontró en esta actividad el descanso y la sabiduría. Iniciarse no requiere de una gran cantidad de dinero, pero sí se debe tener paciencia. Es un juego de espera. A medida que se van obteniendo resultados hace a uno sentirse productivo. El resultado, además de ser reconfortante, se puede compartir con el resto de personas, que también hará evaluaciones sobre el producto logrado. Aporta interactuación y comprensión. Aunque su mayor lección es la paciencia, la misma que requieren los proyectos empresariales.

– Colaborar con organización infantiles. Integrarse con los más jóvenes ayuda a sentirse jovial y esto aporta distintas perspectivas sobre cuestiones trascendentales de la vida. Ayuda a ver el mundo con otros ojos, además de a seguir avivando los sueños, capacidad que se va perdiendo con los años. Thomas J. Watson, fundador de IBM, dice que ayudar a los jóvenes hace que uno se mantenga joven de corazón. Aunque parezca que no, los niños son capaces de enseñar muchas cosas a las personas adultas. Saber escucharles es importante por eso.

Fuente: Entrepreneur

Dejar respuesta