Las peores películas basadas en videojuegos

El cine y los videojuegos han viajado de la mano. En ocasiones primero ha visto la luz la película y de ella, debido a su éxito, se ha creado el vidojuego; otras veces ha sido al revés, el triunfo de un videojuego o saga ha conducido a crear un producto cinematográfico. Pero que uno de los dos haya triunfado no quiere decir que la otra parte vaya a tener éxito. De hecho, pocos proyectos triunfan en los dos ámbitos. Las decepciones han sido múltiples. Aquí te mostramos las peores películas basadas en videojuegos.

1. Super Mario Bros (1993). Mario Bros es el personaje más famoso del mundo de los videojuegos, pero los amantes del personaje de Nintendo se llevaron una tremenda decepción al ver este penoso largometraje. La historia es pésima, los actores más de lo mismo, los escenarios… Se pensaban que con enganchar al personaje el éxito llegaría solo.

 

2. Street Fighter (1994). La década de los noventa se lanzó a por la gran pantalla, pero, como se puede ver, los fracasos fueron rotundos. El juego de peleas más famoso estaba en plena ebullición en las consolas cuando se decidió sacar la versión cinematográfica. La película, encabezada por el actor de acción Jean-Claude Van Damme, fue pésima.

 

3. Mortal Kombat: Annihilation (1997). Al igual que Street Fighter, Mortal Kombat ha sido otro de los grades videojuegos de lucha. La primera película de la saga que vio la luz no era del todo mala. Si bien, la segunda entrega echó por tierra lo avanzado en la primera. Los efectos especiales son lamentables; los actores un desastre.

 

4. Street Fighter: The Legend of Chun-Li (2009). Este es un caso muy particular. Si la primera película fue un fiasco, esta es todavía peor. Esta película echó por tierra cualquier voluntad de causar impresiones y sensaciones con Street Fighter. Además, la inclusión del artista musical Taboo, integrante del grupo Black Eyed Peas, no hizo más que empeorarlo todo. ¿Se puede tomar en serio una película cuando los actores no son profesionales?

 

5. Double Dragon (1994). Una saga mítica que se ha caracterizado por su capacidad para entretener y su trama narrativa. La película no adoptó nada de ello. Al revés, fue un desastre. Dos hermanos jóvenes deben dejar un magnate del mal de encontrar un medallón con poderes increíbles…

 

6. Doom (2005). Esta película la protagoniza Dwayne Johnson ‘La Roca’ y es otra más de esas películas que rellenan su currículo y que son nefastas. Es un largometraje aburrido y que ha aplastado uno de los mejores videojuegos de disparos en primera persona. La trama trata de un grupo de Marines Espacialesque son enviados a investigar los extraños sucesos en un centro de investigación en Marte. Allí se topan con máquinas de matar que han sido mejoradas genéticamente.

 

7. Wing Commander (1999). En este caso se recurrió al creador del videojuego para colaborar con la creación de la película, pero esto no salvó el papel del largometraje en la gran pantalla. Al igual que en casos anteriores, los efectos especiales fueron penosos, los actores, también. En definitiva, otro vodrio.

 

8. Lara Croft: Tomb Raider (2001). Nadie duda de que la representación de Angelina Jolie como Lara Croft es genial, pero eso no consigue levantar una película que es mala. Los efectos especiales de reducido presupuesto liquidan la adaptación.

 

9. Alone in the dark (2005). Mal papel de actores como Tara Reid y Christian Slater. Es otro ejemplo de cómo dejar mal un videojuego con una narrativa buena. La oscuridad, en este caso, es una excusa que no camufla nada.

 

10. BloodRayne (2005). Como en otros caso anteriormente citados, los actores Michelle Rodriguez, Michael Madsen, Geraldine Chaplin, Billy Zane y Ben Kingsley no tienen otra que arrepentirse de haber tomado parte en la película. En todo momento se sabe cómo terminará la película.

Fuente: Terra / Youtube

Dejar respuesta