Lo que más preocupa al tener sexo

Cuando estamos en la cama todos y mantenemos sexo queremos tener éxito, disfrutar y hacer disfrutar, y esa responsabilidad, en ocasiones, lo que hace es generar preocupaciones. No eres la primera ni la última persona que tiene inquietudes. Esto es lo que más preocupa al tener sexo, pero está bien que las reconozcas para poder olvidarte de ellas y que no te afecten.

Lo que más preocupa al tener sexo

1. Los calambres. De repente propones innovar y dar una vuelta de tuerca. Le dices a tu compañía que se coloque de tal manera, de modo que tratas de innovar con una nueva postura. De pronto, te da un calambrazo y te quedas rígido. Le ha sucedido a todo el mundo, así que estate tranquilo y deja que el momento fluya.

2. La vista de tu ano. Seguro que te lo has preguntado un montón de veces. ¿Cómo se verá mi ano? ¿Qué le estará pareciendo? Ten en cuenta que todos tenemos ano. El tuyo no es distinto al resto. ¿Algo que todos tenemos puede resultar una preocupación? Lo es, pero no debe.

3. El sudor. ¿Sudo mucho? ¿Genero rechazo? Todo el mundo suda, y más cuando se está practicando el sexo y aún más cuando se está disfrutando de placer. De manera que lo que se ve en las películas es eso, películas. El sudor es normal y necesario para tener una buena sesión de sexo.

4. El tiempo para alcanzar el orgasmo. ¿Estaré tardando mucho tiempo en alcanzar el orgasmo? No pienses en ello, simplemente, céntrate en el placer y sigue disfrutando. Este tipo de pensamientos, además, suele tener el efecto contrario, se tarda aún más.

5. La cara. ¿Qué le estará pareciendo mi cara en pleno placer sexual? Olvídate, porque estamos disfrutando y punto. Si no gusta nuestra cara, es lo que hay y punto. No por ello debes estar fingiendo o aparentando. Todo el mundo pone una cara al mantener sexo, por lo que seguramente de todos se podría decir lo mismo. Tú sigue a lo tuyo.

6. Las desconexiones. En ocasiones hay lapsus, la mente se desvía y se dirige a otra cuestiones y ello sucede en pleno acto sexual. ¿Se habrá dado cuenta de que estaba pensando en tal o cual? Si has mantenido la intensidad y los movimientos, seguramente sea que no.

7. Mucho o poco pelo. Si lo tienes porque lo tienes, si no lo tienes, porque no lo tienes. ¿Le gustará a cantidad de pelo que tengo? Convéncete de que si estáis juntos en la cama es porque la otra persona ha aceptado lo que se encontraria…

8. La respiración. ¿Le sorprenden mis jadeos? ¿Respiro muy fuerte? No te preocupes, cuando estamos concentrados en el placer, seguramente no escuchemos esos jadeos por encima de los nuestros.

9. Las ventosidades. Es humano,no te avergüences. Y en ocasiones también inevitable. Si te llega en pleno acto sexual la necesidad de expulsar una ventosidad o simplemente se te escapa, tienes dos opciones: gritar alto para tratar de que no se oiga o reírte si se ha oído.

10. El placer. ¿Le estará gustando cómo lo hago? Eso lo sabrás si quiere repetir. Pero por ahora no te preocupes de ello. Concéntrate en disfrutar del momento.

Fuente: Cosmopolitan

Dejar respuesta