Lo que nunca pensaste que podrías encontrar en la basura

Un recogedor de residuos se topa con una caravana sobre un contenedor en el que lógicamente no cabía

caravana-tirada-contenedor

Cuando el recolector de basura Tyrone Covell ejercía su trabajo en Newport, en el Sur de Gales, después de 9 años de experiencia en el gremio, se encontró con la escena más cómica que se puede asociar a su trabajo. “No podía parar de reírme”, dijo el operario, en declaraciones recogidas por el Daily Mail, acerca de una escena jamas vivida. “Miré en la lista de objetos prohibidos que se pueden arrojar a la basura y no figuraba entre ellos”, comentó. Y es que se topó con lo nunca visto: una caravana, que, lógicamente, no cabía en el contenedor de desechos.

Covell telefoneó a su compañía, GD Environment Services, para ver qué podía hacer con la situación que le había alegrado la jornada. “He visto artículos tales como un vestido de novia o un ataúd vacío, pero una caravana en un contenedor es una cosa nueva para mí “, expresó el impactado Covell.

caravana-tirada-basura

La compañera del trabajador, Melissa Hodges, también habló para el citado medio de comunicación, confirmado lo siguiente: “Cuando la gente contacta para informarse nos piden lo que no pueden poner en el contenedor y este cliente también lo hizo. De modo que le dimos un una lista bastante obvia con todas las cosas que la gente a veces pone allí, pero no debería. Pero, por supuesto, nosotros no decimos que no se puede poner allí a una caravana, ya que es claramente evidente que no se puede poner una caravana en un contenedor”.

Por su parte, la reacción del conductor de la grúa que asistió a Covell fue semejante a la de su compañero de trabajo. “No podía creer lo que veía “, dijo Hodges, que atendió a la llamada del mismo: “No podía dejar de reír. Llamó a la oficina para hablarnos del asunto, pero no podía hablar porque estaba riendo demasiado. Tenías que decirle al propietario de ‘la basura’ que debe dividirse para que la recojamos, ya que simplemente no podemos recogerla así”. Y añade Hodges: “El cliente no entendía que no podía ser recogida, puesto que no estaba incluída en la lista de artículos prohibidos. Increíble”. No cabe decir que Covell y sus compañeros lo pasaron en grande, de hecho, no dudó en montarse en el vehículo desechado y sacarse unas fotos que ilustrasen la jornada laboral más divertida de su recorrido profesional.

Dejar respuesta