Los 10 alimentos que más adicción generan

El estudio realizado por la Universidad de Michigan en compañía del New York Obesity Research Center de Estados Unidos, con una muestra de 500 personas, ha concluido cuáles son los 10 alimentos que más adicción generan. Para la realización de este estudio, cuyos resultados se hacen eco en el portal Yahoo y se recogen en la publicación Plos One, se ha cuestionado a los voluntarios por la clasificación de 35 alimentos que han sido objeto del estudio. Seguro que hay resultados que te sorprenderán y que, a partir de ahora, pueden cambiar tus hábitos alimenticios, porque sabrás que comer ciertos alimentos aumentarán tus posibilidades de repetir cada poco tiempo, al menos tu cuerpo te lo pedirá. Luego entrará en juego tu voluntad de hacerlo o no. Atento a la clasificación, que está establecida en el orden del nivel de adicción que se genera.

 alimentos que más adicción generan

1. Las pizzas. Se sitúan en la cúspide la clasificación. Ejerce sobre el cerebro como lo hace el alcohol o el tabaco. Produce en el cuerpo un incremento de la dopamina, que es una de las hormonas que se vinculan con la regulación de los niveles de felicidad.

2. El chocolate. El chocolate, que se emplea en tantas comidas y productos, es sumamente adictivo. Genera dependencia porque, además de los azúcares, el consumo de cacao produce serotonina, la hormona a la que se asocia la regulación de la felicidad. De ahí la dependencia que puede llegar a generar.

3. Las patatas fritas de bolsa. Las patas fritas de bolsa estimulan las áreas del cerebro asociadas al placer. La sal, los potenciadores de sabor, los colorantes… Son elementos que se pueden asociar a la creación de la adicción. De hecho, cuando pruebas una patata o snack es difícil no repetir si se tiene a la vista.

4. Las galletas con chocolate. Un estudio realizado por el Connecticut School dedujo que, por ejemplo, las galletas Oreo son tan adictivas como ciertas drogas clasificadas como duras por sus elevados niveles de adicción. De modo que las galletas con chocolate son potenciales adictivos.

5. Los helados. Al poseer elevados niveles de azúcar e incluso potenciadores de sabores artificiales, son tremendamente adictivos. Llegan a tener en el cerebro unos efectos de adicción similares a los de la cocaína.

6. Las patatas fritas naturales. Poseen multitud de calorías y la sal, que potencia los sabores, es sin embargo un componente adictivo. Las compradas en cadenas de comida rápida poseen mayores niveles de glutamano monosódico, que es lo que genera la adicción.

7. Las hamburguesas con queso. En este aspecto ha concluido la Universidad de Yale. Además de componentes añadidos a la carne y sus grasas, el queso es uno de los adictivos, como lo puede ser el kétchup por su elevada proporción de azúcares. Si además se le añade al menú unas patatas fritas, los índices de adicción se multiplican.

8. Los refrescos con azúcar. Además de ser potenciales enemigos del control del peso, en lo que influye también el gas, sus elevados contenidos de azúcar y cafeína hacen que resulten sumamente adictivos. Inciden directamente sobre el sistema de recompensas que posee el cerebro.

9. Las tartas y los pasteles. Las grasas y los azúcares producen unas adicciones muy similares a las de las drogas, entre otras cosas, porque penetran en la sangre de manera muy rápida una vez que son consumidos. En consecuencia, los productos elaborados con estos componentes como base, como es el caso de las tartas y los pasteles, son especialmente adictivos.

10. Los quesos. Es saludable con medida, cierto, pero posee un componente que genera una gran adicción. Ese componente responsable de ese enganche es la caseína, una proteína que contiene la leche que al ser mezclada con los jugos gástricos del estómago genera una sustancia que se denomina casomorfina, la cual está enmarcada en la familia de los opiáceos y la morfina, sustancias que se conocen por su alta capacidad de crear adicciones.

Decir, por último, que todos estos alimentos y sus niveles de adicción tienen que ver en algunos casos con los métodos de elaboración. Por eso, puedes conseguir que sean menos adictivos si empleas menos cantidades de los componentes, por ejemplo de azúcar o sal, o empleas sustitutivos de los mismos.

Dejar respuesta