Los 10 secretos de la Torre Eiffel

Cuando piensas en Francia o en París, incluso en Europa, la primera imagen que te viene a la mente es la famosa Torre Eiffel, una construcción que se inicio el 28 de enero de 1887 y que se finalizó en el 31 de marzo de 1889. Inicialmente fue bautizada como Tour de 300 Mètres (la Torre de 300 Metros) y fue durante 41 años la estructura más elevada del mundo. Desde que la creara el ingeniero francés Alexandre Gustave Eiffel, esta construcción no ha dejado de ganar fama. En este artículo te vamos a mostrar los 10 secretos de la Torre Eiffel, una de los mayores monumentos que ha concebido el ser humano.

secretos-de-la-torre-eiffelUn apartamento escondido. En el interior de la Torre Eiffel hay un apartamento escondido. El ingeniero Gustave Eiffel lo mandó construir cuando comenzaron las obras. Este apartamento se encuentra a tres pisos de la punta de la Torre y está ubicado a 285 metros de altura y cuenta con todo su mobiliario. El ingeniero lo empleaba para reuniones en lugar de como domicilio. De hecho, una de las visitas más conocidas que se han realizado al apartamento fue la del genio e inventor Thomas Edison, que vivitó el lugar en septiembre de 1889, unos meses después de que se concluyeran las obras del monumento. No en vano, actualmente hay motivos en el apartamento que representan aquella visita. Se trata de maniquíes que represetan dicha reunión entre Gustave Eiffel y Thomas Edison.

Una chimenea industrial. Otra cosa que guarda la Torre Eiffel es una chimenea industrial con una torreta medieval. La chimenea es de ladrillos y permanece escondida entre los árboles que están cercanos a la columna occidental, junto al muelle Branley. Esta chimenea posee más antigüedad que la propia Torre Eiffel y fue creada para la sala de máquinas dispuesta para los trabajos que se realizaron durante la construcción de la Torre.

Una oficina de correos. No solo cuante con un apartamento y una chimenea, además tiene una oficina de correos. Desde este lugar, en el primer piso, se pueden mandar tarjetas postales desde La Poste. Las tarjetas que se envían portan el sello oficial de la Torre Eiffel.

Un búnker militar. No terminan las sorpresas que puede ofrecer la Torre Eiffel. Hemos dicho que cuenta con un apartamento, una chimenea industrial y una oficina de correos. Pues bien, también posee un búnker militar. Esta construcción pensada para los ciclos de guerras está situada debajo de la torre. Está situado concretamente debajo de la columna sur. Es un refugio subterráneo que conecta entre sí diferentes túneles de orden militar. En la actualidad se utiliza como un pequeño museo que está abierto para reducidos grupos de turistas.

Jardines de estilo romántico. La Torre Eiffel posee dos imponentes parques que datan del periodo romántico que cuentan con unas lagunas, rocas, peñascos, una gran vegetación, puentes y columnas que están ignorados por la mayoría de los lugareños.

Nombres grabados. Debido a las obras de restauración de la Torre Eiffel se conoce la existencia de unos nombres grabados. Concretamente son los nombres de 72 científicos e ingenieros que participaron en el diseño original de la construcción. Esas obras los han vuelto a dejar a la luz. Los nombres son de personas prestigiosas de la época de la Revolución Francesa, así como de principios del siglo XIX. Estas grabaciones fueron ocultadas a principios del siglo XX y posteriormente restaurados entre los años 1986 y 1987 y posteriormente en 2010.

Una cafetería. Los jardines del Campo de Marte tienen una cafetería llamada Café la Bombonnière de Marie. Es una pequeña cafetería que está situada al aire libre y es famosa por sus manteles de cuadros de colores rojos y blancos. Allí se pueden degustar ricos crepes, helados o comida rápida, como pizzas o hamburguesas. Además, cuenta con un espacio de juego para niños.

La escalera en espiral. Todavía se conserva la vieja escalera en forma de espiral que utilizaban los visitantes para llegar hasta la parte más elevada de la Torre Eiffel. Actualmente esta escalera está recubierta con paneles de cristal que permiten ser vista por los turistas.

Escondite para ómnibus. Ya no se ven micros por los aledaños de la Torre Eiffel, pero esto es a causa de que están bien escondidos en los márgenes del río Sena. Así se conserva la imagen de conciliación con el medio ambiente.

No era una estructura permanente. La Torre Eiffel no se construyó para ser una estructura permanente. De hecho, estuvo a punto de ser destruida dos décadas después de ser levantada. De hecho, esto motivó a Gustave Eiffel a dar algún uso funcional a la obra. Por eso, para que no se derrumbara, se utilizó para que los científicos puedan realizar experimentos. Gracias a la transmisión radial, no se tiró. La Torre Eiffel se utilizó en un primer momento para poder realizar transmisiones radiotelegráficas. Esto evitó su destrucción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here