Los 5 motivos para no comer delante del ordenador

Las rutinas han variado y la exigencia laboral es un motivo de ello. Las personas cada vez dedican menos tiempo a los ciclos para comer. Cada vez son más las personas que comen sentadas delante del ordenador, sin dejar de hacer lo que atañe, sin dedicar un espacio para la comida. Pero debes saber que eso empeora tu salud, entre otras cosas, porque favorece la vida sedentaria. Presentamos los motivos para no comer delante del ordenador.

 comer-delante-del-ordenador

1. Ser más productivo y creativo. Que estés delante del ordenador no quiere decir que tu atención esté puesta al 100% en él y para ser más productivo y a la vez creativo lo mejor es centrarse en lo que uno hace única y exclusivamente. Lo más aconsejable es realizar interrupciones y una de ellas debe ser para comer. Centrarse en la acción de comer favorece aspectos como la digestión o el hecho de no ganar peso. Tu cuerpo agradecerá que dediques tiempo a las comidas, porque así reducirás los niveles de estrés y podrás ingerir los alimentos mejor para favorecer las digestiones. Masticar lo debido y reposar entre plato y plato o tipos de alimento hace que tu cuerpo asimile mejor las comidas.

 2. Cambiar de espacio. No cambiar de espacio, en este caso, el de estar delante del ordenador, hace que la atención no se centre en la comida. Además de que tu cuerpo lo agradecerá, podrás aprender a disfrutar más de los alimentos. El sabor, los olores… se verán potenciados y el placer de comer será mayor. Comer como un autómata, por la mera necesidad del cuerpo, no es saludable. Si disfrutas comiendo, tu cuerpo te corresponderá saludablemente.

 3. Fomentar el ejercicio. El hecho de cambiar de espacio para comer y apartarse del ordenador, además, hace que se active el cuerpo, que se fomente el ejercicio. Estirar las piernas es apropiado para el cuerpo, como no lo es el hecho de pasar horas y horas sentado. Además, como se ha dicho, despejarás la mente y ganarás en productividad y creatividad al regresar delante del ordenador.

 4. Potenciar las relaciones. Dejar el espacio donde está situado el ordenador nos permite socializar con otras personas. Se pueden potenciar las relaciones sociales e incluso conocer a gente nueva. En caso de que te dirijas a comer con compañeros de trabajo, si apartas los temas laborales, puedes llegar a conocer mejor a las personas y ganar confianza, lo cual te permitirá extender las fronteras de tus amistades.

 5. Ser limpio. Por último, comiendo delante del ordenador podemos manchar. Los alimentos se meten entre las teclas del teclado y, además, también se pueden derramar líquidos que pueden incluso estropear los aparatos. Además, si no estás solo cuando lo haces, puedes molestar con los olores y el simple gesto de comer en un lugar que no es apropiado para ello.

 Fuente: Michael Page / El Economista

Dejar respuesta