Los beneficios de caminar

Vaya por delante que los médicos recomiendan hacer ejercicio durante aproximadamente media hora del día. ¿Por qué? Porque obtendrás una serie de beneficios incuestionables. Si quieres verte saludable, caminar es una opción asequible, puesto que es un ejercicio que está a disposición de todo el mundo, independientemente de la condición física y de aspectos económicos. Aquí te presentamos los beneficios de caminar.

beneficios de caminar– Mejora el sistema muscular y esquelético. Caminando se mejora el tono muscular de muchas partes del cuerpo, sobre todo, las piernas, el abdomen, los glúteos, la espalda y los brazos. Además, también se fortalecen los huesos y las articulaciones consiguiendo una mayor densidad ósea y una mayor flexibilidad general. En caso de que camines durante un día soleado, los beneficios serán mayores, debido a que el sistema inmunitario y anímico, además de los huesos, absorberán vitamina D.

– El cerebro se mantiene saludable. Caminar favorece la oxigenación del cerebro, lo que favorece a la hora de mejorar la memoria y las capacidades de concentración y atención. Asimismo, andar también reduce los niveles de estrés, evitando la depresión y también problemas como el insomnio. Cuando se camina al aire libre, el cerebro produce la serotonina, que controla los niveles de tensión y alza el ánimo.

– Activa el metabolismo. Cuando se camina se produce adrenalina, incrementando en consecuencia el ritmo cardíaco y también favoreciendo el gasto de calorías, lo que en términos generales hace que se active el metabolismo. Todo esto hace que se reduzcan los niveles de apetencia de ingesta de comida y aumenta la quema de calorías. Esta actividad, al igual que otras, hace que incluso a la conclusión de la actividad se sigan quemando calorías, ya que la adrenalina continúa con su circulación por la sangre horas después de segregarse.

Favorece también el funcionamiento estomacal por el movimiento intestinal. También exilia las toxinas y reduce la flacidez y la aparición de la celulitis. De hecho, con un simple paseo obtienen beneficios los músculos y las articulaciones, se lucha contra enfermedades como la diabetes o la hipertensión, se favorece en funcionamiento y la salud de la mente… Y para ello es suficiente con un paseo diario de 30 minutos.

– Fortalece los músculos del corazón. Al caminar se activa la circulación de la sangre, se favorece la circulación por el el cuerpo y estabiliza la presión de las arterias. Asimismo, cominando también se baja el colesterol, se consigue mantener equilibrado el nivel de glucosa en la sangre y, como consecuencia, se previene o mejora la diabetes.

– Fortalece el aparato respiratorio. Mejora la capacidad de los pulmones, incrementa la resistencia de los pulmones y esto hace que sean más sanos y fuertes a la hora de resistir cualquier infección bacteriana o vírica. Conviene, por ejemplo, a personas que padecen asma.

– Estimula los sentidos. Cuando se camina se agudizan los sentidos, se huele, se siente el viento, se huele… Esto permite integrarse con el ambiente y descubrir toda la belleza de lo que rodea. Todo esto hace que sea relajante, que elimine el estrés y el estado anímico, por lo que previene la depresión y reporta fuerzas.

– Incrementa la energía. Caminando se activa la circulación y se administra oxígeno a cada célula del cuerpo, gracias a ello se gana energía. De hecho, al termianar un paseo te sentirás fortalecido, con una mayor vitalidad, lo que permite ser una persona más activa y productiva. Además, reporta optimismo.

– No requiere de conocimiento y es económico. Caminar es una actividad que todo el mundo sabe realizar y que es económico. De hecho, dentro de las actividades deportivas es la más económica. Únicamente hace falta un calzado apropiado. Además, no requiere de un estado de forma brillante, ya que no supone un gran esfuerzo. Cualquier persona, sin tener en cuenta su edad o forma física, puede realizar esta actividad.

– Favorece la inspiración y ayuda en la creatividad. Al caminar se relaja la mente y gracias a ello pueden surgir ideas que no se dan en otros momentos. Con estas ideas se pueden solventar problemas con correctas decisiones. Mientras se pasea es un momento muy apropiado para valorar la toma de deciciones.

– Reduces la contaminación. Caminando se evita en consumo de energía y la pulución. Es una actividad sana para ti, para tu cuerpo, pero también para el planeta. Si puedes ir andando a los sitios, como por ejemplo al trabajo, es lo ideal. Harás ejercicio, ahorrarás dinero, no contaminarás y te evitarás problemas de atascos o el invertir tiempo para tratar de aparcar.

Dejar respuesta