Los hábitos que no te ayudan a quitar la celulitis

La celulitis es un problema que afecta en torno al 90% de las mujeres, independientemente de que tengan o no sobrepeso. Pero también existe la posibilidad de prevenir la celulitis con unos hábitos de vida concretos. La celulitis comienza con alteraciones en la circulación sanguínea y acaba con una modificación de la estructura de la piel, generando una variación en el tejido celular. La consecuencia es que puedas sentirte incómoda e infeliz con tu cuerpo y acabes por ocultarlo.

habitos que no te ayudan a quitar la celulitisLa piel de naranja, por tanto, es algo que afecta a la gran mayoría de las chicas. Pero estableciendo cambios en tu rutina puede conseguir eliminarla o, cuanto menos, reducirla. Aquí te proponemos una serie de hábitos que no te ayudan a quitar la celulitis. La alimentación o la actividad física intervienen. Echa un vistazo y cambia de hábitos. Verás que obtienes resultados y podrás lucir tu cuerpo con orgullo. Pero date prisa, porque cuanto más tardes en modificar tu vida, más habrás deteriorado tu cuerpo.

– Fumar. Cuando se fuma se reduce el oxígeno y también los nutrientes que llegan a nuestra sangre. Pero otro problemas es que fumar es que el tabaco también perjudicial para el riego sanguíneo, lo que hace que la piel pierda elasticidad.

– Tomar bebidas alcohólicas. Beber alcohol hace que se produzcan radicales libres con moléculas que son inestables y esto hace que se oxide y se dañen las células del cuerpo. Los radicales libres no permiten la absorción de los nutrientes y así se deteriora el aspecto de la epidermis.

– El café. La cafeína, ingerida en dosis grandes, afecta a la circulación y puede generar estrés. El café puede hacer la función de termogénico.

– Las bebidas con azúcar y gas. Está científicamente comprobado que al beber un litro de refresco de cola se aumenta la cantidad de grasa en los músculos, los abdominales y el hígado. Esto conduce a que haya depósitos en esas zonas y se incremente el riesgo de padecer enfermedades coronarias, de desarrollar diabetes o sufrir trastornos en la piel.

– Las dietas estrictas. Los mejor para iniciar una dieta es contar con la aprobación de un especialista. Si la dieta es exageradamente estricta puede provocar que el cuerpo no sea capaz de absorver las nutrientes que le resultan necesarios. Llegados a ese punto, el cuerpo se alimenta de los músculos, almacenando la grasa que es la que produce la celulitis.

– La comida basura. La comida basura, o conocida como comida chatarra, posee demasiadas grasas, sales y azúcares. De ahí que al consumirla con frecuencia agreda al organismo produciendo consecuencias en la piel, como es el caso de la celulitis.

– Las golosinas. Estos productos favorecen el almacenamiento de grasa en zonas localizadas. Son además una fuente calórica que, al ser consumidas en grandes cantidades, genera un aumento de peso.

– Comer poca fruta y verdura. En caso de que no se coma la cantidad recomendada de fruta y verdura, el cuerpo tendrá un nivel bajo de fibra dietética natural. Esto favorece la creación de celulitis, pero también tiene consecuencias como la posibles aparición de trastornos asociados al tránsito intestinal.

– Los anticonceptivos orales. Están compuestos por estrógenos y progesterona, que son hormonas que producen cambios en el metabolismo corporal. De este modo se favorece la retención de líquidos.

– Los tacones altos. Si se utilizan con demasiada frecuencia, los tacones altos pueden complicar la circulación de la sangre en las zonas de las piernas y los talones. Esto provoca una propensión a producir la celulitis, especialmente en los lugares donde ya se puede encontrar localizada.

– Los pantalones demasiado ajustados. La ropa en sí no produce la celulitis, pero es capaz de empeorar el aspecto de las zonas afectadas. La causa es la obstrucción de la circulación de la sangre. El caso se agrava con aquellos pantalones que poseen costuras muy pequeñas.

– No protegerse del sol. Cuando un cuerpo se expone al sol es necesaria la crema de protección solar. Si no se utiliza, los rayos UV dañan el colágeno de la piel, provocando que cualquier imperfección que exista resulte más pronunciada. De ahí que si quieres verte saludable y cuidar tu salud debas emplear crema protectora hasta en las zonas donde la celulitis es menor o no ha aparecido.

– Los cambios hormonales. Un caso muy significativo es la llegada de la menopausia, la cual puede generar cambios hormonales muy significativos. Estos cambios radicales, conocidos como trastornos, habitualmente provocan la aparición de la piel de naranja u otras lesiones en la piel.

– El sedentarismo. No tener actividad física es uno de los grandes factores que provocan la aparición de la celulitis. Para prevenir estas lesiones en la piel es adecuado realizar actividad física diaria durante al menos media hora. Esto debe complementarse con una buena nutrición.

– El estrés. Cuando una persona sufre un incremento de los niveles de estrés su cuerpo activa el almacenamiento de grasa. El nerviosismo favorece la retención de líquidos y la aparición de la celulitis.

– La madurez. La aparición de la celulitis suele darse en la edad de la pubertad, entre otras cosas, debido a la combinación de factores que tienen que ver con las hormonas, además de la posible utilización de anticonceptivos orales. Por todo ello se puede dar un incremento del peso además de una retención de líquidos.

– La predisposición genética. Este factor es inevitable y tiene que ver con la genética de cada una de las personas. Aquellas personas que son propensas a la obesidad por una cuestión genética o quienes poseen una baja concentración de colágeno son más propensas a la aparición de irregularidades en la piel, como es la celulitis.

Fuente: InPerfectas

Dejar respuesta