Los indicadores que te ayudarán a reconocer si gestionas mal tu dinero

Si estás aquí es porque seguramente eres de las personas que se preguntan cómo hacen los demás para poder llegar a fin de mes sin preocupaciones económicas. Puede que tu problema sea que no gestionas bien tus ingresos. Si te identificas con los siguientes puntos puede que tu problema sea precisamente ese, el aprender a gestionar tu dinero. Para ello deberás modificar tus hábitos. A continuación te mostramos los indicadores que te ayudarán a reconocer si gestionas mal tu dinero.

gestionas mal tu dinero– Desconoces cuál es tu gasto. El primer punto con el que te puedes sentir identificado es con este. ¿Eres consciente de cuánto gastas? ¿Llevas un control del gasto a medida que va avanzando el mes? No saber el dinero con el que cuentas es un problema, pero mayor es si desconoces lo que vas gastando. Lo primero que debes plantearte, si no sabes lo que gastas, es hacer un borrador con cuáles son tus gastos fijos cada mes. Debes proponerte llevar un control del dinero que entra y también del que sale de tus bolsillos o cuenta bancaria.

– Entras en números rojos con asiduidad. Si eres de esas personas que viven constantemente con una cuenta bancaria en números rojos debes plantearte que lo estás haciendo mal. En caso de que gastes más de lo necesario o de lo que deberías acorde a tus ingresos, lo primero que debes proponerte es hacer desaparecer esos gastos innecesarios, que son los que van más allá de los imprescindibles que previamente has debido de identificar.

– Al ojear el dinero del que dispones te sorprendes. Tanto como si es para bien, como si es para mal, lo apropiado es saber de qué dinero dispones. Evidentemente el problema es mayor cuando pensabas que disponías de una cantidad y al ojear tu cuenta bancaria el número es inferior. Si te sucede esto es que no llevas un control de tus finanzas. Debes modificarlo y saber de cuánto dispones para conocer a lo que puedes o no llegar. Para ello es conveniente realizar consultas con frecuencia del dinero con el que cuentas.

– Pensar en dinero te incomoda. Cuando dudas de si vas a poder comprar tal cosa o si vas a poder realizar algún plan extraordinario porque no sabes si contarás con dinero para ello lo apropiado, como se dice en el punto anterior, es estar pendiente de cuánto dispones. Así te evitarás agobios y dudas. Sabrás al momento si puedes o no realizar tales gastos.

– No ahorras. En ocasiones el no ahorrar no se debe a una mala gestión del dinero, sino que simplemente, no se ingresa el dinero necesario para poder ahorrar. En la medida de lo posible es positivo pensar en ahorrar porque siempre pueden surgir imprevistos que requieran de un dinero. Si consigues identificar tus ingresos y tus gastos imprescindibles sabrás si eres de los que realmente ganan tanto dinero como para poder ahorrar.

– Rechazas invertir. En el caso de que tengas un dinero aparcado puedes plantearte generar más dinero con él. Hay vías de riesgo y vías que no lo tienen, por lo que infórmate y proponte dedicar parte del dinero con el que cuentas para hacer más dinero. Es una manera de sacar mayor partido a tus ahorros. Las maneras de conseguir una rentabilidad interesante son varias, de modo que lo apropiado es estar informado sobre cuáles son esas alternativas y cuál se ajusta mejor a tus necesidades.

Dejar respuesta