Mensajes de radio célebres de la Fórmula 1

Los mensajes por radio de la Fórmula han dejado frases históricas dentro de este deporte de carreras de automovilismo. La emisión del sonido para el público en general ha hecho públicas conversaciones de todo tipo, siendo algunas de ellas de lo más hilarantes o que han demostrado al mundo entero los problemas internos de algunos equipos. Aquí tienes unos ejemplos de los mensajes de radio célebres de la Fórmula 1. Se han convertido en míticos, históricos. ¿Qué te parecen?

Mensajes de radio célebres de la Fórmula 1

“He vomitado dentro del coche”

Durante el Gran Premio de Japón de 2007, el australiano Mark Webber, como fruto de una intoxicación alimentaria, fue así de explícito a través de la radio. “Lo siento chicos, he vomitado”, dijo, sin intención de retirarse de la carrera. “Intenta hacer respiraciones profundas y sigue adelante”, le respondieron al pobre piloto.

“Multi 21, Seb, multi 21”

Corría 2013, el Gran Premio de Malasia, cuando a Sebastian Vettel le dice su equipo Red Bull a través de la radio: “Multi 21, Seb, multi 21”. A esas alturas de la carrera, su compañero de equipo, Mark Webber, rodaba en la primera posición, mientras que Vettel se le echaba encima. Cuando se disponía a atacarle, le dijeron esa frase, lo que quería decir que respetase la posición de su compañero, que lideraba la carrera. Pero Vettel desatendió las órdenes y adelantó a Webber, ganando la prueba. Este último terminó dedicando una peineta a su desobediente compañero. Esta situación generó una confrontación que se alargó durante toda la temporada.

“Dejadme solo, sé lo que tengo que hacer”

El finlandés Kimi Raikkonen es uno de los pilotos que mejores frases ha dejado para la historia. Su carácter, por el que es apodado ‘Iceman’, ha dejado grandes momentos. En este caso, se trata del Gran Premio de Abu Dhabi de 2012. Raikkonen corría en primera posición cuando su equipo Lotus le dijo por radio la diferencia de tiempo que llevaba respecto a Fernando Alonso, que rodaba segundo entonces. “Dejadme solo, sé lo que tengo que hacer”, respondió Raikkonen. Más tarde, sus ingenieros le dijeron por radio lo siguiente: “Kimi, manten la temperatura de los cuatro neumáticos”. A lo que él contestó: “!Sí, sí, sí! Lo estoy haciendo todo el rato, ¡no me lo digáis cada diez segundos!”. El finlandés es todo un fenómeno.

“Felipe, Fernando es más rápido que tú”

Se trata del Gran Premio de Alemania de 2010. Era el primer año del español Fernando Alonso en Ferrari. En ese momento pilotaba en segunda posición y por delante, liderando, rodaba el brasileño Felipe Massa. Entonces desde el garaje de Ferrari le dijeron lo siguiente al piloto brasileño: “Felipe, Fernando is faster than you (Felipe, Fernando es más rápido que tú)”. A Massa le estaban pidiendo que se dejara adelantar por su compañero de escudería. “¿Has entendido el mensaje?”, le preguntaron. Lo entendió, porque se dejó adelantar. Sin embargo, cuando Massa recaló en el equipo Williams, en su primer año en la escudería, le pidieron lo mismo, que se dejara adelantar por su compañero, el finlandés Valtteri Bottas. En esta ocasión, el brasileño no cedió la plaza. Aquello sonó burlesco.

Mensajes de radio célebres de la Fórmula 1“¡No me vuelvas a hacer eso en tu puta vida!”

A lo largo de la temporada 2007, el español Fernando Alonso y el inglés Lewis Hamilton eran compañeros en McLaren y ambos se disputaban el título de campeón mundial. Durante el Gran Premio ed Hungría el pique se llevó al máximo, cuando Alonso se detuvo más de lo necesario en una parada en el box durante la tanda de calificación de la parrilla de salida para que Hamilton no tuviera tiempo de poder rodar una vuelta más y pelear así por la pole position. Alonso reaccionó así porque Hamilton desobedeció una orden de equipo que decía que dejara pasar al español en la pista. Por el incidente del garaje, Hamilton dijo esto a su jefe de equipo, Ron Dennis: “¡No me vuelvas a hacer eso en tu puta vida!”. El superior contestó de la siguiente manera: “¡No me vuelvas a hablar así en la puta vida!”. Finalmente el título se lo llevaría sorpresivamente el finlandés Kimi Raikkonen, que corría en Ferrari.

“¡Bravo, Fernando, bravísimo!”

Esta frase se congeló para la memoria por la voz y el tono en que fue dicha. Se trata de la felicitación del italiano Flavio Briattore, patrón del equipo Renault, cuando el español Fernando Alonso logró su primer título de campeón del mundo de la Fórmula 1 en el año 2005. “¡Fantástico! Bravo, Fernando, bravísimo, eres el número uno. Grande Fernando, grande”.

“Vergonzoso, parece que conduzco un GP2”

Gran Premio de Japón de 2015. El español Fernando Alonso lleva una temporada fatídica, porque el equipo McLaren, con motores Honda, no termina de hacer que el monoplaza rinda adecuadamente. Es una de las peores campañas de la historia de la marca británica. El coche no cumple las expectativas de Alonso, que estalla en plena carrera. Desde su equipo le pregunta por radio: “¿Como tienes los neumáticos?”. Alonso responde sin morderse la lengua, harto por la situación: “Parece que estoy conduciendo sobre hielo. No tengo nada de agarre. Esto es vergonzoso, muy vergonzoso. Parece que estoy conduciendo un GP2, motor de GP2”. “¿Qué con Alonso, le disparo?”, dijo su jefe, Ron Dennis, después de la carrera por los comentarios del piloto español.

“¡Vamos, quitádme ese McLaren de mi camino!”

Era el Gran Premio de China de 2015. Como se ha dicho, McLaren no es competitivo. De pronto, el finlandés Kimi Raikkonen se topa con el McLaren del español Fernando Alonso en su camino. “¡Vamos, quitádme ese McLaren de mi camino!”, exige Raikkonen, que montaba un Ferrari, como diciendo que le abrieran paso y le apartaran esa tortuga de en medio.

Dejar respuesta