¿Persigues metas en tu vida? Los 12 motivos de por qué no renunciar a nada

Renunciar a algo es darse por rendido y nunca hay que darse por rendido. Como dice el contrastado y exitoso actor y director de cine Woody Allen, “el 90% del éxito en nuestras vidas se basa simplemente en insistir”. Por lo que, el talento u otras causas, son minoritarias. El principio para alcanzar cualquier meta es verlo posible. O sea, querer es poder. ¿Persigues metas en tu vida? Los 12 motivos de por qué no renunciar a nada.

Persigues metas en tu vida1. Estando vivo, todo es posible. La única razón por la que algo no se puede conseguir es la muerte. Mientres se esté vivo, todo es posible. Está dentro de cada uno tomar la decisión de insistir para alcanzar la consecución de cualquier meta que se proponga.

2. Hay que ser realista. Ser consciente de que para llegar a la meta del éxito hay que pasar por los desvíos del fracaso es muy importante, porque esto hará que no te desmoralices en los intentos. Reconocer que uno no es capaz de hacer algo de la mejor manera cuando se intenta por primera vez es un paso al frente hacia el éxito. Ayuda a no desmoralizarse e invita a seguir intentando conseguir unos objetivos. El fracaso o los errores deben interpretarse como parte del proceso de llegada al éxito. Deben servir como método de aprendizaje.

3. Hay que sentirse fuerte. Si uno acusa de fragilidad, el fracaso estará más cercano. Pero si uno se siente capaz de cualquier cosa, el éxito está más cerca. Todo el mundo puede ser fuerte, incluso más de lo que uno a priori piensa. Pero para ello hay que tener un enfoque optimista y sentirse válido. Hay que pensar que los fallos nunca podrán frenar nuestras intenciones de éxito. Da igual cuántas veces se cometan errores, siempre hay motivo para volver a intentarlo. Este es la voluntad de éxito y la confianza en uno mismo para alcanzarlo.

4. Hay que ser creativo. Pensar en ser uno más no es suficiente. Hay que ser creativo y pensar que se puede dar de sí más que los demás. Muéstrate como eres, no como son los demás, esto te permitirá ser diferente y creativo. Los caminos hacia el éxito son múltiples, no solo aparecen los que conoces. Tú puedes crear tu propio camino, como anteriormente lo hicieron otros.

5. ¿Por qué tú no puedes? Si hay alguien que ha podido, tú también puedes. Debe ser un principio a la hora de alcanzar metas. Seguramente tu intención no sea descubrir la pólvora, precisamente por eso, porque estás pisando un terreno ya explorado, si otros han avanzado, tú también puedes hacerlo. Esta es una causa para seguir adelante con tus intenciones.

6. Cree en los sueños. Rechazar tus sueños puede convertirte en una persona frustrada. Arroja luz sobre tus sueños. Encontrarás en el camino a muchas personas que te hablarán acerca de lo imposible que es conseguir tus objetivos, pero no por ello desistas. Simplemente, cree en tus sueños, porque si no lo haces tú, nadie lo hará por ti. No permitas que influyan en tu creencia.

7. Recurre a tus inspiraciones. La familia y los amigos son buenas fuentes de inspiración. Piensa en ellos y cobra fuerzas para seguir adelante. Aquellos a quienes amas y son importantes en tu vida pueden ejercer como fuentes de inspiración. Piensa en ellos en los momentos débiles. Que te motiven para seguir adelante.

8. Piensa en que hay quien no puede llegar donde tú puedes. Un ejemplo claro es: “¿Me cuesta conseguir algo? Existe quien nunca lo podrá conseguir”. Esta fórmula ayuda a motivarse. Si estás capacitado, porque tienes los medios para conseguir algo, piensa en todos aquellos que no disponen de los medios. Piensa en que estás en una mejor disposición para conseguir lo que deseas. Sé justo con el mundo. No encuentres excusas que otros verdaderamente las tienen.

9. Trata de mejorar el mundo. Nunca deseches la oportunidad de mejorar el mundo. Cada granito de arena conforma una playa, por lo que cada granito resulta imprescindible. Tú también puedes aportar. Siéntelo así. Convéncete de ello. Cuando te propones conseguir algo, piensa en lo que puedes aportar al mundo, piensa que puedes cambiar lo que consideras necesario de cambiar.

10. Considera que tú también mereces ser feliz. La felicidad viaja dentro de cada uno y lo que se estima como felicidad. Depende del concepto que cada uno tiene de la felicidad. En las peores circunstancias se puede ser feliz. Todo el mundo merece la felicidad y el éxito. Entonces, ¿por qué no lo ibas a alcanzar? Proyecta y haz que perdure siempre esta actitud. Nunca te des por vencido, porque la felicidad y lograr metas están a la vuelta de la esquina. Sigue buscando, porque llegarás.

11. Puedes ser una fuente de inspiración para otros. Si no renuncias a nada, serás un ejemplo para quienes se rinden fácilmente. Quienes consiguen sus objetivos son aquellos que nunca renuncian a nada y estos son motivo de inspiración para otros. Tú también puedes ser un ejemplo de ello.

12. El éxito está cerca. Debes ser optimista. Cuando sientas que quieres darte por vencido, piensa en lo cerca que estás de alcanzar el éxito. Cualquier persona vive siempre al borde del éxito. La diferencia entre unos y otros, entre los que lo alcanza y los que no, está en la insistencia, como decía Woody Allen.

Fuente: Maiden

Dejar respuesta