¿Por qué discutir te puede hacer feliz?

No hay una sola pareja en el mundo que no haya discutido una vez. Algunas lo hacen con más frecuencia que otras, pero esto no siempre quiere decir que sea malo. En muchas ocasiones es la prueba de que la relación está muy viva, incluso puede ser síntoma de que estáis hechos el uno para el otro. Te presentamos argumentos para que conozcas por qué discutir te puede hacer feliz.

Por qué discutir te puede hacer feliz

Amor a prueba de balas. Si peleáis y seguís juntos quiere decir que el amor entre ambos está por encima de otras cuestiones. Ser capaz de decir lo que no te gusta, te inquieta o te incomoda es síntoma de confianza y eso es sano en toda relación.

Sabéis respetaros. Que opines diferente o tengas una visión distinta de algo y lo digáis no quiere decir que seáis incompatibles. Al revés, estáis demostrando que sabéis respetar la diferencia de criterios.

por-qué-discutir-te-puede-hacerte-feliz-sano-pareja-No os teméis. Si sois capaces de discutir, es que no tenéis miedo el uno del otro. Esto es imprescindible para el bienestar de la relación porque estáis los dos a la misma altura. La complacencia hace que una de las partes quede relegada de la otra. Las discusiones demuestran fortaleza, lo cual también puede derivar en la fortaleza de esa relación.

Os reconciliáis. Las discusiones son muestras de la pasión que existe entre ambos, de que las cosas os importan. Si las soportáis, luego llegará la reconciliación, otra prueba de vuestro amor.

Tenéis personalidad. Sois capaces de defender vuestras posturas y eso lo sabe cada uno. Esto puede llevar a admirar esa defensa de opiniones de la pareja. No vivías cohibidos.

Aprendéis mutuamente. Esa exposición de posturas es un debate que genera sabiduría, porque seguramente nunca una de las dos partes tendrá la razón. Esto permite que os sigáis formando como personas, aprendiendo el uno del otro. Y, ¿a quién no le gusta tener una pareja de la cual se puede aprender?

por-qué-discutir-te-puede-hacerte-feliz-sano-parejaNo sois aburridos. El intercambio de opiniones con medida hace que no seáis aburridos. Encontráis razones para entreteneros e interesantes charlas entre ambos.

Juntos os sentís cómodos. Cuando uno no siente la necesidad de callarse las cosas es porque hay confianza, comodidad junto a la otra persona. La pelea dialéctica llega porque estáis seguros el uno con el otro.

Fuente: Okchicas

Dejar respuesta