¿Quieres cazar a un mentiroso? Los 5 consejos para detectar a un mentiroso

Todo el mundo ha sospechado en alguna ocasión de alguna persona que le rodea. Estas dudas sobre si esa persona está mintiendo o no se pueden resolver. Estos consejos nos los ofrece el psicólogo de la Universidad ed Sussex, Inglaterra, Thomas Ormerod, que ha creado un método que aproxima al descubrimiento de la verdad y que ha sido recogido por la publicación ABC.

La forma se basa en el diálogo. ¿Quieres cazar a un mentiroso? Aquí te exponemos los 5 consejos para detectar mentiras. Síguelos y darás con lo que deseas saber. Es clave. De hecho, este sistema, según recoge la BBC fue creado por Ormerod para que lo aplicasen agentes de la ley en un aeropuerto, a fin de ser entrenados para conocer qué viajeros estaban mintiendo. Y es que, según Ormerod, no hay patrones que se creen como ciertos, como el hecho de que alguien se ponga serio y sonría cuando está siendo interrogado.

Para iniciar el diálogo que nos aproximará a la verdad el interrogador debe estar calmado, para que el interrogado no sospeche y cree un estado defensivo. La idea es dejar hablar, generar una situación de tranquilidad, que no se sienta acosado ni presionado. No debe saber que estás tratando de obtener la verdad que puede estar ocultando. Ser afable es importante.

1. Emplear preguntas abiertas. Hacer uso de preguntas abiertas invitará a que la persona de la que se desconfía amplíe su historia. Siendo así, es más sencillo que pueda caer en contradicciones que le descubrirán si está mintiendo, porque el mentiroso no será capaz de recordar todo tipo de detalles que quizás no había inventado. Si tiene que crear una historia sobre la marcha es más fácil que pueda caer en contradicciones, porque el discurso no estará preparado y el nerviosismo tampoco le permitirá recordar todo lo que dice.

2. Elegir el orden en que quieres que la historia sea contada. Una técnica que sugiere Ormerod es preguntar de manera que la historia tenga que ser contada al revés, de delante hacia detrás. De esta forma es más complicado sostener una mentira. Cuando alguien crea una historia para engañar elige un orden. Cambiarlo puede poner al mentiroso en un compromiso.

3. Tener en cuenta los detalles insignificantes que no lo son. Las preguntas que buscan información de los detalles que atañen a la historia central pueden ser más válidas que las que inciden sobre las cuestiones centrales del asunto. Un ejemplo de ello es que si deseas saber a dónde ha ido una persona, esa pregunta hecha como tal puede aportar menos que los detalles del viaje, por ejemplo, qué transporte y dinero le ha supuesto el viaje, o qué camino se ha empleado para llegar. Son datos que podrán contrastarse con una sencilla búsqueda en internet o mediante una llamada telefónica. Son informaciones que se pueden verificar y es en ellas en las que tienes que incidir.

4. Preguntar sobre lo que se omite o relata de forma vaga. Un mentiroso crea las hipotéticas preguntas que se le pueden plantear. Pero hay partes de la historia a las que resta importancia y, por tanto, para las que no crea detalles. Cuando estás interrogando es importante saber qué partes de la historia pasa por alto o narra de forma vaga, porque es ahí donde debes incidir. Las partes de la historia sobre las que se extiende el posible mentiroso son las que mejor preparadas puede tener. Ahí quizás no saques nada.

5. Ser paciente y mantener la calma. Cuando alguien descubre una mentira es mejor no hacerlo saber, al menos, todavía. Hay que seguir profundizando en el asunto porque tal vez se puedan seguir descubriendo cosas. Si cuando se caza la primera mentira se le informa a la persona, esta lo negará o tomará una actitud defensiva. Debes ser paciente y proseguir con tu búsqueda de la verdad. No detenerte cuando se le delata la primera mentira. Seguir la corriente es lo más interesante.

Dejar respuesta