¿Quieres que tu casa huela mejor?

¿Te obsesiona el olor de tu casa? ¿Consideras que huele mal? Cuando estás en ciertos lugares te preguntas cómo hacen para que huela tan bien? Aquí te mostramos una ser de consejos para cambiar el olor. ¿Quieres que tu casa huela mejor? Te planteamos una serie de remedios caseros.

Quieres-que-tu-casa-huela-mejor

Cuando llegamos a un lugar lo primero que nos impacta, además de lo que captan nuestros ojos, son los olores. Es irremediable evitarlo, para bien o para mal. Y ese olor genera sensaciones e incluso emociones o una incidencia directa en la memoria. Cuando un lugar desprende un buen olor las sensaciones son positivas y viceversa. El olor genera incluso placer y comodidad en la estancia. Para quienes viven en la casa, como es este caso, puede llegar a sentirte mejor. Por eso es importante preocuparse de conseguir el olor que nos haga sentir mejor. Tienes varias maneras de lograr impregnar tu casa de ciertos olores.

1. El fogón. Con el calor que se desprende se facilita la expansión de los olores. Puedes usar tus fogones para ello. Con una cazuela o sartén se puede calentar algún tipo de hierba que difumine el olor. Luego la cosa está en elegir el olor que más nos plazca. Se vaporizan los ingredientes y recorren todos los espacios, impregnándose en las telas. Puede usar canela, romero, peladuras de fruta, menta, hierbabuena… Ahí entran en juego tus gustos. Para potenciar los olores puedes aplicar unas gotas de alcohol.

2. El horno. El proceso es el mismo que con el fogón, que es calentar algún tipo de alimento o hierba para difuminar los olores. ¿Qué te parece como huelen las panaderías? Dan ganas de entrar, ¿verdad? Pues puedes conseguir esos olores haciendo por ejemplo el pan en casa, en tu horno.

3. La madera. Es un material en el cual se impregna mucho el olor. De modo que puedes poner bolas de madera en el recipiente que estás hirviendo con aromas para que recojan los olores. Después, puedes poner esas bolas por ejemplo sobre los radiadores en caso de que estén encendidos o sobre otras fuentes de calor para que desprendan esos olores de los cuales están impregnadas. Un remedio es utilizar palitos de madera mojados en colonias o perfumes, los cuales favorecen la expansión de los olores. También puedes humedecerlos y colocarlos en diferentes puntos de la casa.

4. Las esencias. Al igual que el remedio del fogón, puedes utilizar una bandejita, tipo calentador, y colocar esencias encima. Al vaporizarse la esencia, esta se desplaza por el ambiente. Incluso se puede aplicar un poco de estas esencias en las bombillas cuando estas se encuentran apagadas. Al encenderse y calentarse harán el mismo efecto del calentador.

5. Olores naturales. El remedio más antiguo que se conoce en este sentido es emplear la naturaleza. Puedes coger flores o plantas que desprenden olores. Si bien, son remedios que no se prolongan durante mucho tiempo, ya que en el caso de las flores, no suelen durar mucho antes de marchitarse. El membrillo es un buen recurso natural. Los cítricos son otro ejemplo.

6. Las velas o inciensos. Son remedios que vienen bien cuando se necesita con urgencia cambiar el olor de la casa. Si bien, se deben usar en su justa medida. En función de los componentes de estos productos el aire pierde o no calidad. Por eso, informarse antes de adquirirlos en lo más conveniente.

7. Las aspiradora. ¿Nunca lo habías pensado? Pueden aprovechar el aire que expulsa el aspirador para difuminar el olor que desees. Puedes aplicar unas gotas de una colonia, fragancia o esencia en el filtro para extender el olor por la casa.

8. La basura. Todo el mundo sabe que los desechos, la basura, desprenden un hedor desagradable, pero quizás puedas optimizar la ubicación de la basura y el contenedor en el que se arroja. Meterlo en un cajón de la cocina o hermetizarla puede ser una buena opción si no tienes la posibilidad de tenerla fuera de la propia casa. Mira si puedes de algún modo minimizar los olores desprendidos.

Dejar respuesta