Remedios caseros para eliminar el acné

Las causas de la aparición del acné pueden ser variadas. El surgimiento de las espinillas en la cara puede deberse a una mala alimentación, a una falta de higiene o también a un cambio hormonal. Si bien, es cierto que puede haber otro tipo de razones que requieran del tratamiento de un dermatólogo. En cualquier caso es bueno consultar a un especialista para ver qué remedios son los más apropiados para cada caso. No obstante, existen remedios caseros para eliminar el acné o que colaboran en la prevención de la aparición del mismo.

remedios caseros para eliminar el acnéEl mejor modo de combatir las espinillas en la cara es gozar de hábitos saludables en nuestra vida cotidiana, así, estaremos reduciendo el problema. Para ello podemos recurrir a productos naturales que ofrece el mercado y que ayudarán a reducir la cantidad de espinillas, así como a poder tener una piel más brillante y suave, con un aspecto más juvenil. Aquí te exponemos algunos de esos remedios caseros que ayudan a luchar contra el acné.

Aloe vera. La planta de la aloe vera es uno de los remedios naturales más recurrentes del mundo. Es ideal para los tratamientos de pieles acneicas. Esto es debido a su gran eficacia, concedida por sus propiedades curativas, y porque posee propiedades que ayudan a la regeneración de los tejidos, participando en la desaparición de marcas producidas por el acné. O sea, repara la piel dañada por las espinillas. La manera de aplicar la aloe vera es emplear directamente la pulpa de la planta, aplicándola en aquellos lugares infectados. Luego hay que dejar que actúe durante un cuarto de hora. Este tratamiento se puede realizar tres veces por semana para conseguir buenos resultados.

Zumo de limón. El limón es una fruta que posee componentes desinfectantes, es por ello que se convierte en un remedio casero para combatir el acné. El jugo de limón ayuda a limpiar la piel y también participa a la hora de rebajar la cantidad de grasa. Para aplicarlo, primero debes exprimir medio limón, luego empapar en algodón el líquido obtenido para posteriormente aplicarlo sobre las espinillas del rostro. Lo más conveniente es llevar a cabo este proceso antes de dormir, para dejar que el jugo de limón actúe durante la noche. Así no te resultará molesto y será más productivo por permanecer más horas sobre la cara. Cuando te levantes de la cama, aclárate la cara con agua tibia.

Hojas de menta. Las hojas de menta son un elemento que ha venido siendo empleado con resultados efectivos para la salud. De hecho, es considerada una planta medicinal. También ofrece resultados en el cuidado del cutis, previniendo la aparición de granos y espinillas. La elaboración de este remedio es la siguiente: primero hay que machacar hojas de menta, para luego mezclarlas con agua. A esa mezcla le añadiremos media cucharada de miel. El resultado será una pasta que debemos aplicar sobre las zonas afectadas por el acné y para ello podemos usar un trozo de algodón. Mantén el potingue durante alrededor de media hora para luego retirarlo con agua.

Agua de arroz. Con este remedio no solamente conseguirás reducir el acné, sino también como manera de conseguir una piel más suave y lisa, en definitiva más resplandeciente y sano. Este remedio se elabora de la siguiente manera: primero debes preparar el agua de arroz, y para ello tienes que poner en un recipiente algo de agua y meter dentro un puñado de arroz. Luego hay que dejar la mezcla reposando durante toda una noche, conservado en un lugar que esté fresco pero que no tenga humedades. Cuando hayas cumplido esta fase inicial, debes colar el líquido. Cuando lo hayas filtrado, moja algodón en el agua de arroz y extiéndelo de forma uniforme por el cutis. Deja que se seque en la casa. Cuando tengas la cara seca, entonces aséate y aplica una crema hidratante concebida para tu tipo de piel.

Mascarilla casera. Hemos citado una serie de remedios basados principalmente en un solo producto. Pero también puedes probar mascarillas caseras que son muy eficaces para pelear contra la aparición del acné, imperfecciones en la piel o los puntos negros. Unas mascarillas caseras que ofrece buenos resultados son las compuesta por huevo y limón, por miel y avena, por fresas y arcilla verde… Las combinaciones son múltiples. Lo mejor es ir probando cuál es la que mejor responde para tu tipo de piel. Como hemos dicho al comienzo, siempre podrás acudir a un dermatólogo para que defina cuál es tu tipo de piel y el tipo de crema que puede resultar más interesante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here