¿Sabes cuáles son los dolores más molestos para las mujeres?

Dentro de los riesgos que tienen las mujeres hay cantidad de ellos, pero en este artículo se van a tratar aquellos problemas que son cotidianos y que padecen millones de mujeres de todo el mundo de forma frecuente. Son contratiempos que condicionan el día a día. ¿Sabes cuáles son los dolores más molestos para las mujeres? Aquí te los exponemos y te mostramos algunas soluciones para ellos.

dolores-más-molestos-para-las-mujeres

Dolores premenstruales. Estos dolores se denominan síndrome premenstrual y se trata de una serie de síntomas que están asociados al ciclo menstrual. Dentro de esas dolencias están el dolor de cabeza, el dolor en las coyunturas o la falta de apetito, que puede provocar a su vez dolor de cabeza o de estómago. Para combatir estos dolores es recomendable rebajar el consumo de sal y llevar a cabo ejercicios físicos. Estos dos aspectos pueden ayudar a minimizar las dolencias. Además, también se pueden tomas aspirinas o ibuprofeno. En cualquier caso, si el síndrome premenstrual trae muchas complicaciones lo ideal es acudir a un especialista para tratar el asunto de una forma particular, porque no todas las mujeres lo sufren del mismo modo.

 – Dolores menstruales. Este tipo de dolores se conocen como dismenorrea. Son una serie de dolencias que aparecen en la zona baja del abdomen a lo largo de los días en los que se padece la menstruación. Son dolores que, dependiendo de cada mujer, pueden ser más fuertes o más leves. Los calmantes pueden ser un remedio en forma de alivio, al igual que la aplicación de presión en la zona afectada con compresas frías.

 – Retenciones de líquido. Hay varias causas que generan las retenciones de líquidos, como pueden ser las hormonas, la menstruación, el uso de píldoras anticonceptivas, la elevada presión arterial o un embarazo, entre otros. La retención de líquidos en estos casos se produce en lugares como las manos, los pies o las piernas y pueden afectar en forma de fuertes dolencias, a pesar de que es un problema temporal. Para poner fin se puede ingerir un té diurético así como rebajar el consumo de sal. Pero al igual que se ha dicho anteriormente, en caso de no ser soluciones lo mejor es visitar a un médico especializado.

 – Picor vaginal. El picor vaginal es habitual en las personas que están por llegar a la época de la pubertad. Consiste en una alteración de la piel de las paredes vaginales y de la vulva. En la mayoría de los casos estos picores se deben al uso de perfumes, desodorantes o debido al uso de toallas ásperas. Para aplacar el problema es conveniente no emplear jabones que porten esencias, así como limitar el baño con espuma a un cuarto de hora. También ayuda el uso de una ropa interior fabricada en algodón.

 – Relaciones sexuales dolorosas. Los dolores a la hora de mantener relaciones sexuales pueden ser debidos a distintas causas, como pueden ser una infección en la zona vaginal o una inflamación. Si esto sucede y debiéndose a una zona particularmente sensible, lo primero que se debe hacer es evitar tener más relaciones y a continuación, lo más apropiado es visitar a un ginecólogo.

 – Dolor de estómago y la constipación. Está comprobado que las mujeres poseen tanto un intestino y un colon más largos que los del sexo opuesto y esto hace que el aparato digestivo sea más susceptible de padecer trastornos. Hay investigaciones que apuntan que las compresas y el caminar son remedios para aliviar las dolencias. Respecto a la constipación, que quiere decir que se defeca menos de tres veces por semana, se puede solucionar en algunos casos controlando los hábitos alimenticios. Escoger las comidas con criterio, limpias y saludables, recurrir a los laxantes y realizar ejercicio pueden ser soluciones. Si bien, como ya se ha dicho, es interesante acudir a especialistas que hagan una planificación adecuada para cada persona y problemática.

 – Herpes labiales. Las mujeres suelen tener más contacto con sus labios que los hombres por cuestiones estéticas, de belleza. Esto hace que las mujeres padezcan más que los hombres en esa zona del cuerpo. Los herpes labiales causan dolencias e incluso sangrados y son contagiosas. Para remediar la aparición de herpes labiales se pueden aplicar cremas que tengan la aloe vera entre sus componentes, porque con ella se alivian los dolores.

 – Ampollas. Según el dicho ‘para estar bella hay que sufrir’, muchas mujeres recurren a tipos de calzados que no son los más apropiados para cuidar la salud. Hay zapatos que generan las ampollas, ya sea por su forma o por el uso reiterado de los mismos. Cuando esto sucede, lo primero es dejar de utilizar el calzado que ha podido generar las molestias. En caso de que la ampolla ya haya hecho su aparición, es aconsejable no reventarla, porque el dolor aumentará. Si el dolor ya está presente, lo mejor es reventarla y luego aplicar vaselina sobre la zona que se ha visto afectada.

 – Insomnio. Según diferentes estudios, las mujeres tiene más problemas de insomnio que los hombres, lo que degenera en tener más problemas a la hora de dormir. Cuando no se duerme correctamente surgen problemas derivados como los dolores o el malestar. Para combatir el insomnio es saludable emplear técnicas de relajación, consumir tés con propiedades sedativas, además de evitar la utilización de dispositivos electrónicos antes de acostarse a dormir, porque se reactivan el cuerpo y la mente en lugar de relajar.

 – Heridas. Las labores cotidianas exponen el cuerpo a cualquier tipo de peligros. De hecho, la formación de heridas en cualquier zona del cuerpo es algo habitual. Puede ser un pequeño corte, un rasponazo o cualquier otro problema. El agua fría, las tiritas y tener más cuidado son las mejores soluciones para este tipo de percances.

Dejar respuesta