¿Sabías que cometes errores al ducharte?

Los hay que la prefieren de noche, para relajarse antes de meterse en la cama para dormir, y los hay que optan por ella al despertarse, como manera de despejarse al iniciar un nuevo día. El caso es que la mayoría de las personas cometen errores muy comunes al ducharse. La ducha, según los especialistas, debe cumplir una serie de parámetros para se considere efectiva para aspectos como el cuidado de la piel o el cuidado del medio ambiente. Observa los siguientes puntos para saber si cometes errores al ducharte.

cometes errores al ducharte– Pemanecer más de 5 minutos bajo el agua. La Organización Mundial de la Salud aconseja no estar debajo del agua más de cinco minutos, para poder así no superar el consumo de 95 litros de agua. Se trata de hacerlo para ser respetuosos con la sociedad y aquellas personas que no poseen agua.

– No controlar la temperatura. Para que al cuerpo le siente de la mejor manera posible la ducha, es recomendable ducharse con agua templada, con una temperatura que ronde los 30 grados centígrados. Si lo haces a cerca de 24 grados centígrados puede considerarse que lo estás haciendo con agua fresca, mientras que si lo haces a partir de los 38, estás empleando agua demasiado caliente.

– Abusar del jabón y no emplear productos apropiados. Lo más recomendable son los denominados Syndets. Seguro que en alguna ocasión te has fijado de que hay envases de jabones o geles que dicen que no contienen jabón. Se trata de un tipo de limpiadores conocidos como Syndets que respetan la capa hidrolopídica que recubre la piel. El término procede de las sílabas inglesas ‘Sin’, de sintético, y ‘det’, de detergente. Además de los Syndets es conveniente no usar productos muy perfumados, porque pueden producir dermatitis o alergias. Por otro lado, el uso de una cantidad excesiva de jabón en el pelo puede provocar el efecto contrario al deseado.

– Repetir la ducha y no aclarar debidamente. En caso de que tengas que ducharte más de una vez el mismo día, lo aconsejable es no emplear gel y que sea una ducha más rápida que la primera. En caso de que se emplee gel o jabón, se debe de realizar un correcto aclarado, porque no hacerlo dejará restos en la piel o el pelo y esto puede producir dermatitis irritativas, así como disminuir el brillo y el volúmen del pelo.

– Depilarse bajo el agua. Depilarse debajo del agua es un error muy frecuente. Se cree que es más sencillo y que ayuda en el proceso, pero hacerlo puede irritar la piel y se puede hacerlo más el hecho de no utilizar productos adecuados para ello, como geles o espumas concretamente diseñadas para ello.

– Usar la esponja. Las esponjas ayudan a extender los jabones o los geles, pero pueden llegar a ser grandes fuentes de gérmenes. Debido a esto a recomendable, si se padecen lesiones cutáneas, emplear esponjas desechables, porque si no, las esponjas pueden descamar la piel. Es especialmente aconsejable hacerlo en personas mayores o niños.

– No acceder a zonas difíciles. A veces en la ducha no se presta la suficiente a atención a ciertas partes del cuerpo y es por ello que no se obtiene una limpieza correcta. Es bueno utilizar cepillos de uñas y atender debidamente a la espalda, para la cual hay objetos específicos que permiten acceder restando dificultad y poder así eliminar las células muertas de esas zonas corporales.

– Asfixiar al cuero cabelludo. Es muy positivo repartir correctamente el acondicionador y el champú, en lugar de concentrarlo todo en una zona al echarlo. Lo más aconsejable es, en vez de echarlo en la coronilla, extenderlo desde la palma de la mano por todo el cabello, teniendo un cuidado especial en las puntas.

– No usar la toalla. La mayoría de las personas no se secan adecuadamente el pelo. Lo más apropiado es no dejar la piel húmeda y hacerlo solamente en el caso de que se use un aceite hidratante o nutritivo, los cuales deben secarse de una forma natural.

Dejar respuesta