Se le cae la cámara a un nido de serpiente de cascabel y… No imaginas lo que hace

El autor del vídeo es Michael J. Delaney, un estudiante de Montana, Estados Unidos, que se encontraba dando un paseo por la naturaleza salvaje. El tipo estaba recorriendo parajes inhóspitos cuando de pronto se topa con un nido de serpientes de cascabel. En ese momento la mayoría de los seres humanos hubiera salido corriendo espantados del lugar para evitar el peligro de ser atacados.

Pero lejos de temer por su salud, Michael saca su cámara GoPro y se pone a grabar primeros planos de la multitud de serpientes. Cuando los animales, que son una de las especies más peligrosas que hay en el planeta, se sienten invadidos por el artilujio comienzan a lanzar ataques contra la cámara. Michael no desiste en su empeño, hasta que uno de las ofensivas impacta contra la cámara y la tira en mitad del nido. El palo de hacer selfies no resiste y la cámara se suelta. Cae sobre las serpientes. En este momento, la mayoría de las personas que hubieran tomado la decición que tomó Michael, ya hubieran dado por suficiente el espectáculo, pero Michael no. El tipo decide regresar al nido con un palo de hockey para recuperar su cámara y las impactantes imágenes que ha conseguido grabar, propias de un documental.

Osado, empieza a meter el palo entre las serpientes para tratar de enganchar la cámara. Finalmente, Michael consiguió recuperar su cámara y con ella, uno de los vídeos que demuestran su valentía y el riesgo que asume.

Las imágenes han llamado tanto la atención que se han convertido en un fenómeno viral. Pocas veces se puede ver una situación espontánea como es esta y en la que una persona asume semejantes riesgos. De hecho, esto no es nada recomendable, porque las consecuencias podrían haber sido fatales.

Según cuenta el propio Michael en su perfil de Facebook, tuvo que limpiar el veneno con el que estaba mojada la cámara para poder hacerla funcionar: “Cuando llego a un gran lugar de serpientes de cascabel, la GoPro fue sacada del palo de selfie por el golpe de una serpiente y cayó en la bola que formaban los animales. La pesqué con un palo de hockey y cuando la conseguí, tuve que limpiar el veneno de la cámara”.

Aquí puedes observar las increíbles imágenes que captó Michael J. Delaney y que pusieron en peligro su integridad física.


Las serpientes de cascabel (técnicamente llamadas Crotalus) son un género de la subfamilia de las víboras de foseta, que se enmarcan dentro de la familia de los vipéridos. Se trata de serpientes fácilmente excitables y pueden atacar de una forma brusca y sin previo aviso, de ahí que sea conveniente tener una precaución máxima con ellas. Únicamente atacan cuando sienten la necesidad de defenderse.

El veneno de estas serpientes es muy fuerte. Lo que hace es destruir los glóbulos rojos de la sangre y hace penetrables los vasos sanguíneos, de esta manera, afecta al tejido corporal y también a la circulación. Las picaduras son sumamente dolorosas y pueden resultar fatales para los seres humanos.

Dejar respuesta