Si no haces esto al practicar deporte al aire libre, no lo haces bien

Actualmente se vive un boom del deporte. Cada día son más las personas que ponen en práctica actividades deportivas. Dentro de este incremento, hay multitud de personas que, por la razón que sea, se decantan por los deportes que se realizan al aire libre. Pero muchas de estas personas, en ocasiones, cometen errores que deberías conocer. Para evitarlos y hacer que tus horas de dedicación sean más productivas y saludables e incluso puedas evitar lesiones, estáte atento. Si no haces esto al practicar deporte al aire libre, no lo haces bien.

Si-no-haces-esto-al-practicar-deporte-al-aire-libre,-no-lo-haces-bien– Emplear la ropa adecuada. Quizás por el hecho de no ir a un gimnasio piensas que no tienes por qué vestirte correctamente. Si eres de los qe coges lo primero que tienes a mano, evítalo. La ropa puede ser determinante en aspectos como el de la flexibilidad, y esta es indispensable cuando se va a realizar deporte, ya que podrás evitar lesiones. El calzado es otro aspecto importante de la vestimenta que se emplea. Un calzado óptimo puede evitar problemas o lesiones de tobillos, rodillas, espalda, cuello… O sea, que si sales a hacer deporte para cuidar tu cuerpo, es conveniente que cuides estos detalles precisamente para eso, para que tu cuerpo no padezca males.

– Protegerse del clima. Dentro de la elección de la ropa para realizar actividades deportivas está la de escoger prendas adecuadas acordes a cada época del año. Además, también hay aspectos importantes a tener en cuenta, como por ejemplo, en épocas de sol, protegerse con crema protectora. Otro caso es el de emplear ropas transpirables o escoger las horas del día más frescas para realizar deporte. En épocas frías, como es el invierno, lo adecuado es abrigarse correctamente, porque es mejor sudar que pasar frío y poder enfermar.

– Llevar agua o ténla a mano. La hidratación es fundamental a la hora de practicar deporte. De hecho, hay que hidratarse antes, durante y después de hacer ejercicio. Hacerlo mejora el rendimiento deportivo y también tiene consecuencias positivas para la salud. Pero en el caso del deporte al aire libre, en el que a veces no tienes una fuente a mano, lo conveniente en llevarte una botella de agua. En caso de que te resulte incómoda la botella, asegúrate de pasar por algún punto en el que puedas abastecerte de agua. También puedes pensar en dejar algún tipo de depósito de agua en algún punto de tu trayecto, y recogerlo antes de acabar el entrenamiento.

– Evitar accesorios innecesarios. Si vas a hacer deporte olvídate de los accesorios que viajan contigo en el día a día. Trata de llevar encima el menor peso posible. Además de que te resultará una incomodidad, puede condicionar la activididad. Por ejemplo, supongamos que llevámos unas llaves en un bolsillo. Tal vez las agarremos para que no suenen. Eso será un estorbo. Puede darse el caso de que lleves un teléfono móvil en el bolsillo, por ejemplo, y esto haga que te descompense la postura al correr y termines corriendo de lado, lo cual podría causarte lesiones por no tener una correcta postura. Si puedes, evita objetos innecesarios para la práctica y si tienes que llevarlos, que no vayan bailando ni te descompensen o desconcentren. Lleva los imprescindible.

– Calentar bien. Esto es un tópico y lo habrás oído un millón de veces, pero es así, calentar puede evitar lesiones. En los gimnasios es más común que la gente realice ejercicios de calentamiento, por cuestión de hábitos y rutinas o porque lo recuerdan el resto de personas. Pero en el caso de quienes practican deporte al aire libre, es frecuente olvidar esos ejercicios. La gente se lanza a la calle y comienza la actividad directamente. Estirar te ahorrará problemas.

practicar deporte al aire libre– Escoger el lugar apropiado. Lo más conveniente cuando se practica deporte al aire libre es, en la medida de lo posible, aproximarse a lugares donde reine la naturaleza. Y es que en los lugares céntricos surgen una serie de factores que no pueden denominarse como positivos para la actividad deportiva. Las carreteras, la contaminación de los tubos de escape, la polución de las fábricas… son situaciones que se deben evitar en la medida de lo posible. Al menos, si se hace, el cuerpo lo agradecerá. Además, en los centros urbanos, por ejemplo, reina el ruido y el ajetreo y estos son motivos para la distracción cuando se hace deporte. De modo que si puedes, escápate al monte o, si no gozas de esa opción, escoge un parque.

– Motivarte. A pesar de que se está poniendo de moda realizar reuniones de personas con un interés común para salir a practicar deporte al aire libre, muchas de las peronas que practican deporte al aire libre lo hacen en solitario. Salir a solas implica que no tendrás a nadie en quien apoyarte para recibir ánimos, por lo que la fuerza de voluntad cobrará un peso importante, tanto que si no la tienes, puedes acabar dejando la actividad por falta de motivación. Por eso, ir fijándose metas factibles a corto plazo y que irán variando con el transcurso del tiempo y de tu estado de forma, es lo ideal para encontrar esa motivación necesaria. Pero recuerda, que sean objetivos asequibles. No trates de ser un medallista olímpico de la noche a la mañana.

– Entrenar sin horarios. No hay mejor manera de adaptar el cuerpo al entrenamiento deportivo que el marcarse una rutina, unos horarios que permitan ser constante y no faltar al ejercicio. Por eso, lo más recomendable, siempre en caso de que sea posible, es fijarse unos horarios, tanto para el inicio como para el fin de las sesiones de entrenamiento. Este orden es positivo, tanto para el aspecto anímico y la obtención de hábitos, como para los ciclos de ejercitación y de descanso del cuerpo, porque recuerda que el descanso es también importante.

– Fijar un plan. La ventaja de un gimnasio, por ejemplo, es que tenemos a nuestra disposición entrenadores que son expertos en la materia y que pueden dedicar una atención personalizada. Fijarán rutinas en base a nuestras necesidades y nuestros cuerpos. Pero este hecho de que haya profesionales en los gimnasios y tú hagas deporte al aire libre no quiere decir que descuides la planificación. Marcarse un plan de entrenamientos es positivo para poder alcanzar los resultados que uno desee. Siempre es conveniente consultar a los profesionales.

Dejar respuesta