Sonidos que describen el placer sexual

A la hora de mantener relaciones sexuales hay maneras de conocer el grado de excitación que vive la persona con la que se mantienen. Tal vez no te atrevas, por vegüenza o timidez, a preguntar por el estado o simplemente, quizás prefieras descubrir por ti mismo lo que está sintiendo la otra persona. Identificar los sonidos te dará cuenta de cómo lo están pasando contigo o en qué punto o grado de excitación se encuentran. Los sonidos que se emiten, siempre y cuando no sean fingidos, son una prueba. Aquí te mostramos los sonidos que describen el placer sexual.

sonidos que describen el placer sexualLos sonidos sirven para identificar la pasión, la satisfacción, en el momento de mantener sexo. Y se pueden acompañar con palabras. Debes saber que estos envolventes sonidos también sirven para generar placer en la persona que te acompaña. Reconocer los sonidos te da una idea del punto de la relación sexual en el que te encuentras y ayuda a actuar acorde a ellos. Esto mejorará las experiencias porque te permitirá reportar mayores satisfacciones.

– Los suspiros. Los suspiros suelen aparecer en los primeros momentos en los que se comienza el momento sexual. Suelen darse cuando aparecen los preámbulos, cuando se van calentando los cuerpos.

– La respiración fuerte. Esto indica que la otra persona se encuntra excitada. En el rostro se puede contemplar con una ampliación de las fosas nasales. También se suele proyectar corporalmente apretando el cuerpo contra el tuyo.

– La repiración lenta. No significa que haya descendido el nivel de excitación, pero sí cansancio. Generalmene se suele dar cuando se ha terminado la relación sexual. La respiración pausada suele ir acompañada de sonidos o gemidos más lentos. Es un estado en el que se sigue sintiendo, incluso más que antes, cualquier roce o caricia, porque el cuerpor ha entrado en un estado de relajación y vulnerabilidad.

– Los sonidos cortos. Generalmente, momentos antes de alcanzar el orgasmo, aparecen los sonidos cortos. Estos suelen ir acompañados de jadeos. Es un aparente relax que llega como fruto de la concentración máxima en el punto que se está estimulando.

– Los gritos. Los gritos suelen llegar en el momento en que se está experimentando el orgasmo. Es común que se den mientras se tienen los ojos cerrados. Corporalmente se expresa con rigidez y retorcimientos. Es el punto álgido de la excitación.

Fuente: Sexualidad 180

Dejar respuesta