¿Te has preguntado alguna vez si eres un genio? Aquí están las 10 características que los distinguen

¿Te has planteado en alguna ocasión si dentro de ti viaja un genio? Si eres una persona ególatra o narcisista seguramente hayas creído en alguna ocasión que eres un genio, pero la realidad puede ser otra. Tal vez seas de las personas que no se valoran a sí mismas y sin embargo tengas una capacidad privilegiada que no has descubierto o no sabes explotar. El caso es que hay 10 características que distinguen a los genios y que suelen ser habituales en ellos. Si resulta que coincides con ellas, o quizás te las atribuyan, deténte a pensar si verdaderamente eres una persona privilegiada, no un raro, si es que alguna vez te califican así.

eres un genio1. Insomnio. La actividad de la mente de una persona especial suele ser muy elevada y por ello es común que estas personas padezcan de insomnio. Se debe a ese exceso de actividad, que no permite el descanso, porque la cabeza siempre está dando vueltas tratando de buscar soluciones a todo, analizando todo. La mente no descansa y esto afecta al sueño.

2. Capacidad analista. Los genios poseen una capacidad de análisis superior al resto de personas. Siempre tratan de comprender todo mediante el análisis y esto les conduce a tener una capacidad de comprensión que es mayor a la del resto de personas. La permanente búsqueda de respuestas es una capacidad que permite comprender más el mundo que le rodea. Es ese afán por conocer, por encontrar la sabiduría.

3. Trasladar ideas al papel. Los genios buscan en el papel trasladar sus ideas mediante esquemas, garabatos o dibujos. Sobre el papel plasman con simpleza ideas, de forma que sean muy visuales y les ayuden a razonar y grabar en la mente la reflexión. En ese papel se ordenan y organizan las ideas que quedan correctamente estructuradas en la mente.

4. Autocrítica. La capacidad para poder ser mejor es la autocrítica, cuando se establece de forma constructiva. Admitir los errores sirve para buscar la mejoría y la perfección. Cuando se localiza un problema y se reconoce como tal se pueden trabajar en encontrar las soluciones o respuestas para el mismo. La autocrítica sirve para poner a prueba esas soluciones y alcanzar mejores resultados.

5. Mente abierta. Los genios poseen la capacidad de construir nuevos puntos de vista al interpretar la realidad. Estas nuevas perspectivas permiten alcanzar verdades antes que los demás. Quienes buscan esas respuestas no están buscando volcarlas al resto de las personas para que les reconozcan, sino que esa búsqueda sirve para confirmar que sí hay soluciones a los problemas. Como decía Albert Einstein y tiene que ver con este punto, “si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”.

6. Amor a la dedicación. No hay una asociación directa entre la formación y el éxito. Es más, hay estudios que indican que quienes poseen una formación académica mayor poseen una menor creatividad. Es más importante amar una profesión o una dedicación que gozar de una formación asociada a ella, porque ese amor terminará aportando los conocimientos necesarios para desarrollarla con efectividad, por lo que el triunfo no está directamente relacionado con los estudios. Muchas veces la ignorancia permite avanzar contemplando perspectivas diferentes a quienes se han visto influenciados por ideas.

7. Inestabilidad mental. Muchos de los genios padecen de trastorno obsesivo compulsivo o déficit de atención. De hecho, muchas personas superdotadas sufren en los años de escuela, porque al ir por delante del resto de alumnos, no son capaces de mantener la atención sobre lo que se explica en clase. Deberían estar en niveles superiores que exijan mayor ejercicios a sus mentes. Esto motiva a la atención. Exige más a la mente.

8. Dedicación plena. Cuando un genio emprende algo, lo hace con la mayor de las voluntades. Busca el perfeccionismo porque la pasión por lo que hace así se lo exige. Por eso los resultados suelen ser brillantes, porque la involucración es absoluta.

9. Soledad. En ocasiones se sienten incomprendidos porque siempre van más allá que el resto de las personas en todas las cuestiones. Esa pasión por saber y descubrir hace aburridas las relaciones y es por eso que optan por aislarse, por mantenerse solitarios. Esta suele ser una elección del genio, no de su entorno.

10. No buscar el reconocimiento. Los genios trabajan para sí mismo, para autosatisfacerse, no para que el resto de personas reconozca sus acciones. No pretenden la recompensa del reconocimiento, sino la propia satisfacción. Para sentirse realizados anteponen siempre la motivación creativa.

Dejar respuesta