Si tienes hambre a todas horas, puede ser…

Resulta que consideras que te has alimentado correctamente. Pero notas que, a pesar de haber llenado tu estómago, el hambre aparece demasiado pronto, tienes hambre a todas horas. Incluso, siempre tienes hambre, da igual la hora o el momento del día. Puede, además, que el hecho de comer ininterrumpidamente te aporte la felicidad.

tienes-hambre-a-todas-horasSi es así, debes plantearte que tal vez haya otras razones por las que el hambres es insaciable, nunca desaparece. Lógicamente, comer a todas horas, tener siempre apetito, no es saludable, de hecho va en contra de poder mantener una figura estilizada.

Si consideras que posees un hambre descontrolado y consideras que no hay razones normales para ello, como por ejemplo un embarazo o duras sesiones de ejercicio físico, aquí te exponemos los motivos por los que tienes hambre a todas horas. Si te sientes identificado con alguno de ellos, encontrarás la solución al problema del hambre eterno.

Motivos por los que tienes hambre a todas horas

Tu cuerpo está deshidratado. Es uno de los casos más extendidos entre las personas que padecen un hambre voraz. En ocasiones, ese hambre viene como producto de la deshidratación. Antes de abrir la nevera y ponerte a devorar, bebe agua y espera un rato. Si notas que ha desaparecido parcial o totalmente ese hambre, el problema era que tu cuerpo estaba deshidratado, y esto se confunde con la necesidad de comer.

Has dormido poco o mal, o ambas cosas. Si has dormido poco o mal, o ambos casos a la vez, y tienes un hambre insaciable, lo que necesita tu cuerpo, en primer lugar, es recuperar esa horas de sueño perdidas. La falta de sueño incrementa los niveles de grelina, que es una hormona que hace que incremente el apetito.

 dormir-mal-hambre

Vives una situación de estrés. La ansiedad que puede producir la vida rutinaria o una situación extraordinaria dentro de nuestras vidas incrementa el estrés, y si uno no es capaz de quitárselo de encima, una de las consecuencias es la aparición del hambre. En este caso, en lugar de comer todo lo que encontramos a mano, lo ideal es realizar actividades que ayuden a rebajar los niveles de estrés, como puede ser, por ejemplo, la práctica del yoga o simplemente salir a pasear o ponerse música relajante.

Te has alimentado con un exceso de hidratos de carbono que están procesados. En caso de que hayas realizado una gran ingesta de productos con elevados índices de azúcar, el cuerpo suele generar una mayor necesidad de azúcar. El exceso de azúcar lo que hace es generar picos de subidas y bajadas en la sangre, o sea cambios radicales, cuyos efectos son aumentar considerablemente el hambre.

Dejar respuesta