Trucos para enfriar el vino rápidamente

Sucede en muchas ocasiones que piensas que tienes todo preparado. Crees que nada puede fallar en la comida o la cena que tienes prevista. Pero de pronto, a última hora, te das cuenta de que te has olvidado algo fundamental: enfriar el vino. Y es que, al servir el vino en caliente, resulta menos satisfactorio a la hora de beberlo, además se puede perder parte del aroma así como la frescura de los ingredientes que lo componen.

Trucos-para-enfriar-el-vino-rápidamente

Lo ideal es conservarlo a una temperatura de unos 13 grados centígrados. Pero no te preocupes, porque en este artículo te proponemos algunas soluciones de urgencia. Te damos algunos trucos para enfriar el vino rápidamente. Son consejos sencillos de aplicar y que te salvarán en más de una ocasión. Toma nota.

Cubitera. Si dispones de hielo, haz uso de una cubitera con hielo para meter la botella dentro. Verás que en poco tiempo el vino alcanza una temperatura apropiada. Cuando veas que ya está a tu gusto, puedes sacar la botella de la cubitera, porque si no lo haces el problema puede ser lo contrario, que esté demasiado frío y sea más complicado degustar el vino. Para un enfriamiento más rápido, el truco es meter agua junto a los hielos, porque así conseguirás que la botella esté entera en contacto con el frío. Además, para mejorar la efectividad del truco del agua en los hielos, se puede añadir sal, lo que hará que el agua se mantenga fría durante más tiempo.

Uvas congeladas. Si has pensado añadir hielo al vaso de vino, olvídalo, porque lo que harías sería empeorar la calidad del caldo. Por eso, te proponemos una idea que mucho es más interesante que la del hielo, que no es otra cosa que utilizar uvas congeladas para meter en el vaso.

Congelador y toalla. Uno de los métodos más eficaces, pero que en ocasiones es complicado por cuestiones de espacio, es meter directamente la botella en el congelador. Pero si además la envuelves con una toalla o servilleta mojada, la rapidez de enfriamiento es mayor. Eso sí, ten cuidado y no tengas la botella mucho más de cuarto de hora en el congelador, porque puede explotar.

Funda. Hay productos específicos para enfriar botellas y que hacen la función de una cubitera. Es el caso de las fundas que poseen un líquido en el interior y que se meten en el congelador previamente para congelar ese líquido. Luego, la funda se coloca en la botella y en poco tiempo estará fría.

Enfriador eléctrico. Otra alternativa, aunque más costosa que las anteriores, es emplear un enfriador eléctrico. Si dispones de presupuesto, es una buena opción. El enfriador eléctrico enfría las botellas antes que una nevera y además permite tenerlo cerca de la mesa, con lo que no habrá que levantarse para servir vino mientras comemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here