?¿Quieres ser un maestro del arte del beso?

Besar es un placer para todos los seres humanos. Es una de esas cosas en las que todas las personas coinciden. Y es que todo el mundo ha besado o le han besado en al menos una ocasión a lo largo de la vida. Lógicamente, contra más veces hayamos besados y nos hayan besado, mayor es la experiencia.

besos-de-amor

Pero, ¿sabemos realmente besar? Hay estudios que indican que la manera de besar determina la conveniencia o no de una relación entre personas. Sea cierto o no, la verdad es que saber besar es importante, puesto que es un gesto común en nuestras vidas. Es conveniente saber besar porque recibiremos y podremos ofrecer mayor placer. Aunque para saber besar, primero hay que saber qué no se debe hacer. ¿Quieres ser un maestro del arte del beso? Pues atento.

Mal aliento. Este es seguramente el peor de los males, de ahí que lo llevemos al primer lugar. El mejor beso parte de la limpieza. Para evitar malos olores, que pueden acabar con cualquier relación, límpiate los dientes utilizando productos adecuados para ello. Si tienes problemas a pesar de ello, siempre puedes recurrir a productos más especializados o visitar a un especialista que te los recomiende. Pero debes saber que el apartado de la limpieza es fundamental e imprescindible.

Besar los dientes. Puede que la pasión invada el momento y que queramos demostrar más y más a la persona a la que estamos besando, pero besar los dientes no es una buena idea. Es más, puede resultar contraproducente y ser repulsivo. Por lo que besar los dientes o lamerlos con la lengua no es una idea acertada.

Labios húmedos. Para dar buenos besos no solo es suficiente la técnica, también lo es cuidar de los labios. Unos labios resultan más apetecibles y agradables cuando están bien hidratados. En caso de que los labios estén resecos o se estén despellejando, los besos serán menos satisfactorios. Por eso, debes dedicar tiempo al cuidado de tus labios. Utilizar vaselina es una solución.

arte-del-beso

Exceso de saliva. Cuando dos personas se besan profundamente existe un intercambio de fluidos, pero el exceso de fluidos puede ser un inconveniente. A todo el mundo no le gusta saborear un exceso de babas… Así que controla tu saliva.

Lengua investigadora. Jugar con la lengua está bien. Incluso es clave, pero tampoco se debe abusar. Cuando se está jugando con la lengua, no hay que ser brusco ni tampoco pretender llegar a límites insospechados. O sea, no trates de meter la lengua hasta la garganta o podrá llegar a resultar desagradable.

Los ojos abiertos. Tener los ojos abiertos mientras se está besando puede dar a entender que uno está poco preocupado en disfrutar del beso en sí. Esto quiere decir que mantener los ojos abiertos puede dar a pensar a la otra persona que no hay interés en ese beso. Hay excepciones, por supuesto. Aunque este es un caso que en bastante ocasiones es de aplicación general.

Los mordiscos. Como todo en esta vida, los excesos no suelen ser buenos. Sucede lo mismo con los mordiscos. Jugar con los dientes, morder ligera y suavemente, puede ser agradable, pero moder con violencia o un exceso de fuerza puede traer un disgusto. De modo que mantén un control sobre tu fuerza si no quieres echar a perder el momento.

Respirar. Las ansias durante un beso pueden hacer que falte el aire. Si esto sucede es que no estamos besando adecuadamente. Hay que dejar espacio y descansar al menos momentáneamente, para que ninguno de los dos se asfixie durante un beso.

beso

Mirar a los ojos. Una buena idea para dar un respiro y poder coger aire es alejarse instantáneamente, para así poder mirar a los ojos a la otra persona, a fin de ganar una mayor compenetración y ser partícipe de los sentimientos que se proyectan en su cara.

Como puedes comprobar, en muchos casos se trata de sentido común y en no pecar con los excesos. Una vez que has leído este post estás más cerca de ser un maestro del arte del beso. Ahora solo te falta practicar. ¡Mucha suerte!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here